martes, 22 de diciembre de 2009

PRIVATIZACIÓN SIN COMPLEJOS


Si por algo es conocida Calvià en los últimos años, es por el desgobierno absoluto y por el expolio del patrimonio público de calvianers y calvianeras por parte de un político sin complejos como Carlos Delgado.

Además de mostrarse como un tipo sin complejos - porque subirse el sueldo más del 50%- cobrando 92.000 € anuales (más de lo que cobra Francina Armengol, Francesc Antich, o el mismo Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero) también ha demostrado tener muy poca vergüenza y poco sentido de lo público.

De su desvergüenza podría poner numerosos ejemplos: desde operaciones de maquillaje particulares, imitando a la maestra de escuela Esperanza Aguirre, y en un acto de populismo barato, bajarse un 2% su sueldo. ¡Un 2% cuando hace 2 años se lo subió a más del 50%! ¿a quién pretenden engañar?

Otro ejemplo, incoherente con sus promesas políticas, fue la subida del IBI hasta un 45% respecto al ejercicio anterior, subida de impuestos brutal para los ciudadanos y ciudadanas de Calvià, que además, ven como los servicios y prestaciones públicas cada vez se merman más.

Ahora, la última genialidad de Delgado (y no hablo de la bandera) es vender/malvender la empresa pública Calvià 2000, una empresa que se montó en la década de los 80 con el gobierno socialista, y que ahora quieren privatizar a través del servicio del agua potable. Pretende vender un servicio que es patrimonio municipal, y que resulta rentable, no deficitario, sino todo lo contrario. ¿qué esconde Delgado con esta operación? ¿a quién quiere beneficiar? ¿para qué esta operación sin sentido aparente?

La respuesta parece ser en inyectar una cantidad importante de dinero líquido, que supondrá un balón de oxígeno a una maquinaria de asesores y cargos de confianza con sueldos galácticos que están acabando con las arcas municipales. También supondrá un dinerillo extra muy importante para financiar eventos de tipo electoralista, éstos que el PP conoce de sobra.

Es un despropósito la pretensión expoliadora de Delgado. Es un despropósito que el próximo pleno municipal, donde irá como punto del orden del día el trámite de la convocatoria, sea casualmente, a las 8.00 h de la mañana, para garantizar que ningún trabajador o trabajadora que no quiera ser expedientado/a pueda ir a manifestarse.

La manifestación de ayer tarde, fue todo un éxito. La Agrupación Socialista de Calvià estuvimos allí, solidarizándonos con los trabajadores/as, porque como rezaba el lema “lo público es servicio y lo privado beneficio”, y de esto segundo, parece saber mucho nuestro alcalde.

lunes, 14 de diciembre de 2009

día gris

Hoy estoy como el día, gris. Gris, como las emisiones de CO2 que parece que no vamos a ser capaces de reducir de una manera seria y responsable para/con las generaciones futuras en la cumbre de Copenhague, gris, como la masa de nuestro cerebro de “homo capitalista” que antepone una y otra vez, los intereses económicos de los países ricos, y sus “guerras justas” que llenan los bolsillos de los lobbys petrolíferos.

Si bien es cierto, que se vislumbran matices, y atisbos de un nuevo modelo, el que probablemente va a ser el nuevo orden mundial, que está aprendiendo a domesticar a la fierecilla salvaje del capitalismo, o para ponerle policía, como afirmó el Presidente del FMI, y frenar la avaricia de esos chupasangres desalmados, que cobran primas indecentes y han especulado hasta desequilibrar el sistema.

Maquiavelo fue el padre de la realpolitik, el padre de la separación los principios éticos de la política. Ésta, dirá, sigue sus propias leyes y su lógica, la de permanecer en el poder. Si la fortuna-azar era aquello que acontecía , el contexto histórico, social, económico; la virtud, era, por oposición, la capacidad de acción y reacción ante la fortuna, tanto si era favorable como desfavorable.

Para Maquiavelo, el Príncipe, debía tener prudencia, astucia y habilidad. Visto lo visto, virtudes muy mallorquinas.

La sostenibilidad es una muletilla que ha hecho las delicias del capitalismo que no quiere comerse su propio cadáver. La sociedad, era hasta ahora, un poco, como el primo de Rajoy, hasta que vino Al Gore a dar credibilidad a las tesis de los ecologistas.

En aras a tal concepto de sostenibilidad, se va a “reciclar” el capitalismo con sus viejos defectos y sus feos vicios. Sus logros: ya no se habla de justicia social, sino de “los más débiles” como si las disfunciones estructurales, formasen parte del código genético de las personas, y no de las sociedades que las generan.

Hoy se hablará del gasto público (o del déficit público, según se mire) en la Conferencia de Presidentes. Este fin de semana, ha resonado una vieja idea, nacida en los 90’s con el movimiento antiglobalización: la idea de una tasa que grabe los movimientos de capital, para destinar ese dinero, a proyectos de desarrollo en países del tercer mundo, o a generar en los países en desarrollo, una economía menos basada en el carbono, y más en energías limpias.

Si tal tasa, reivindicada para paliar el hambre y la desnutrición de miles de personas y niños en el continente africano, hasta ahora era imposible e inviable, re-suena estos días propuesta por Francia y Reino Unido. Hay algo más trascendente que salvar del hambre y de los efectos del cambio climático , hay algo más elevado, más táctico, más real: el equilibrio presupuestario y el déficit de los estados. Amén.

Mientras tanto, Obama, quien ha realizado la mayor regulación de Wall Street de los últimos 80 años, no mira con buenos ojos tal medida, no fuese cosa, que su pseudoprogresismo, pueda convertirlo en anti-americano. God save america.

Me viene a la cabeza, el título de una película que viene al pelo, aunque es mala de narices: reallity bites, “bocados de realidad”, que me hace preguntarme ¿qué sentido tiene todo esto? ¿es posible orientarse por principios políticos, éticos sin dejarse devorar por los hechos concretos, por la realidad tozuda? ¿por estadísticas? ¿previsiones de votos? ¿contrafácticos sin complejos?

No lo sé, simplemente, hoy es uno de esos días, que en palabras de Pablo Neruda:

Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
Navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.

Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío
No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.
Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

LA SOCIEDAD CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Hoy, 25 de noviembre, es el día internacional contra la violencia hacia las mujeres. Conmemorar un día como hoy, sin bajar la guardia en la lucha todos y cada uno de los días, es un asunto primordial para profundizar en la igualdad entre los sexos.

Me gustaría destacar una anécdota, más bien un desagradable incidente que he tenido esta misma mañana en el ascensor, con un señor, que se ha molestado e indignado porque llevaba un lazo violeta. Me ha increpado, que él estaba en contra de todas las violencias, y me ha recordado, lo “mal” que están los hombres que sufren esa violencia psicológica que ejercen las mujeres (¿cómo la llaman, la violencia del débil?)

Le he preguntado si conocía la definición de violencia de género de la ONU, y me ha contestado que le importaba bien poco. Entonces, he aludido a las estadísticas, sin querer, ni muchísimo menos minimizar el sufrimiento de esos hombres maltratados, cuando he apercibido, que en el fondo, había algo más, un odio, aversión, o como lo queráis llamar, a las teorías de género y al feminismo. La misma aversión que ayer leía en un artículo de un tal Lynch (no David,) sino otro con menos genio, que hablaba del “revanchismo de género”. Toda una proeza discursiva la suya.

La misoginia y el sexismo es el caldo de cultivo de la violencia de género. A punto de cumplirse cinco años de la promulgación de la Ley Integral de Medidas Urgentes contra la Violencia de Género, hay que reconocer lo que esta Ley ha supuesto para la sociedad española y también su trascendencia.

- Esta Ley ha sido imprescindible para que la mentalización social en contra de estos crímenes haya calado hondo en la sociedad y ha tenido y tiene especial trascendencia para conseguir la protección de las víctimas de malos tratos y el respeto y dignidad que han obtenido las mujeres a lo largo de estos años.

- La Ley Integral de Medidas Urgentes contra la Violencia de Género ha demostrado ser un instrumento adecuado para prevenir y sancionar los malos tratos hacia las mujeres.

- Vienen presentándose unas 400 denuncias por malos tratos al día. Y para desmitificar esas ideas de las contraofensivas patriarcales, de los hombres devorados por las mujeres “viscosas, y anticristos” me gustaría destacar que sólo UNA, de las 530 resoluciones judiciales por violencia de género estudiadas por un grupo de personas expertas del CGPJ era falsa, lo que supone desmontar el mito de las supuestas denuncias falsas.

Se ha conseguido la visibilización del problema y la sensibilización de la sociedad.

• Hoy, ya, 2 de cada 10 ciudadanos reconocen tener conocimiento de algún caso de maltrato en su entorno.
• Han crecido las denuncias por el entorno familiar de la mujer maltratada en un 116 %.

- Esta forma de violencia que antes permanecía oculta, hoy es objeto de rechazo colectivo y de una evidente preocupación social que se traduce en una demanda ciudadana de más protección, más seguridad y más ayuda hacia la mujer víctima de violencia de género.

- Muchas son las mujeres que son, han sido y serán protegidas y salvadas de una certera situación de grave riesgo físico y psíquico, gracias a esta Ley.

• A lo largo de los casi cinco años de desarrollo de la Ley Integral de Medidas Urgentes contra la Violencia de Género, se han dictado 115.000 condenas por malos tratos y se ha encarcelado a casi 4.000 maltratadores. Una buena noticia es la propuesta de que a estos maltratadores, que no son figuras positivas, ni referentes familiares de nada, una vez haya sentencia en firme y estén condenados, se les retire la custodia de sus hijos menores y del régimen de visita.

La Ley, pues, ha demostrado ser un instrumento eficaz. Prueba de ello es, seguramente, que el número total de víctimas mortales por violencia de género en lo que va de 2009 (concretamente hasta el 23 de noviembre) es de 49, cuando en el mismo periodo de 2008 fueron 63, aunque evidentemente estas cifras siguen apuntando que aún queda mucho por hacer.

Es necesario, continuar con el trabajo de la educación en igualdad y de sensibilización de la sociedad en su conjunto, para ir ganando, día a día, esta dura contienda.

Pero sin leyes sería imposible dar esa batalla y no nos cabe duda de que la Ley Integral de Medidas Urgentes contra la Violencia de Género es el mejor marco normativo y operativo para ofrecer una respuesta integral a la víctima y combatir una lacra que una sociedad democrática como la actual no se puede permitir.

No quiero desaprovechar el post para animaros a todas y a todos, a acudir a la concentración contra la violencia de género que tendrá lugar esta tarde a las 20 h en el Born.

jueves, 19 de noviembre de 2009

REGLAMENTAR LAS DESIGUALDADES, PARA HACER LEGAL, LO INMORAL


Ya he llegado a un punto en el que argumentar/justificar que la prostitución no puede ser una actividad profesional como cualquier otra: camarera, peluquera, empresaria, es como tener que dar razones, del tipo, ¿por qué no debemos robar? ¿por qué debemos ser cívicos? o ¿por qué no puedo vender libremente mi riñón?

Después de la aprobación por parte del Gobierno estatal del Plan integral de lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, plan que pretende luchar contra las mafias que trafican con miles de mujeres y niñas, y dar mayor cobertura legal a estas mujeres prostituidas a la fuerza, se reabre el debate, a nivel político y jurídico sobre la cuestión de la regularización. Se abrió hace un par de meses en el Parlamento estatal, y ahora, parece, que se reabre aquí en Baleares.

Me gustaría que cuando hablamos de “reglamentar, de legislar”, tuviéramos presente que lo podemos hacerdesde varias ópticas: una, en el sentido de considerar esta actividad como un trabajo, contrariamente de lo que piensa la Organización Internacional del Trabajo (manque les pese a muchas de las organizaciones que luchan por las “trabajadoras sexuales”), por ser una actividad contraria a los derechos humanos de las mujeres, y que por tanto, al igual, que la explotación infantil, no puede considerarse un trabajo, lo mismo con la prostitución.

El otro planteamiento es el abolicionista, y países como Suecia lo han implementado.

Me sorprende el grado cinismo a la hora de abordar estos debates: ¿de qué estamos hablando? ¿qué es lo que verdaderamente nos preocupa? ¿nos preocupa que haya un cierto número de mujeres ilegales, irregulares, sin derechos? Porque si es así comparto la preocupación, pero ¿por qué deseamos para ellas la prostitución? ¿por qué vinculamos la salida de esa irregularidad a esta condición?

Hay un artículo maravilloso, de la célebre filósofa Amelia Valcárcel, donde se plantea si la prostitución es un modo de vida deseable ¿lo es para cualquiera? Porque si la regularizamos en sentido de considerarla un trabajo, supondrá, que será un trabajo tan digno como cualquier otro, y que no nos importará que nuestras hijas, o las alumnas del colegio, nos digan que de mayor quieren ser prostitutas: “mamá, yo de mayor quiero chupar pollas de desgraciados que me tratarán como un puro objeto”. ¿de verdad que queremos esto para nuestra sociedad?

Estamos acostumbradas en que en los foros de debate, de opinión sobre si se debe regularizar o no la prostitución, normalmente opinan ELLOS. Señores, no se puede ser juez y parte. El 99,7 % de las personas que acceden a servicios sexuales son varones, y las personas prostituidas, mujeres con especial situación de vulnerabilidad. Personas que se ven abocadas a dedicarse a esto. ¡Hagamos su carga menos pesada, y legalicemos, como en Holanda, y regalémosle a todos esos proxenetas desalmados, que comercian con los cuerpos de las mujeres, ingentes cantidades de dinero, que hasta ahora es ilegal!

La prostitución es una vieja institución patriarcal, con un fuerte componente de desigualdad de género, donde el hombre accede, al cuerpo de la mujer como valor de uso y de cambio. Según la explicación de la psicóloga y Doctora en filosofía Victoria Sau, un número ilimitado de varones, “debe poder” acceder a un número limitado de mujeres, para “saciar” ese deseo masculino. La sexualidad instrumentalizada, única y exclusivamente, al servicio del varón.

Haréis una apología de la libertad desde vuestros sillones de piel, y deseando para las demás, lo que no querríais para vosotros.

Libertad es poder elegir entre opciones similares, no entre el abismo y la miseria.

Las putas de lujo, me preocupan bien poco. Pueden dejarlo cuando quieran. Hay un dato que no se nos puede escapar: el 90 % de las mujeres que están en las calles de nuestros barrios, ejerciendo la prostitución, son mujeres en situación irregular, mujeres prostituidas, explotadas sexualmente. Hay tráfico sexual de mujeres y niñas porque hay prostitución, y hay prostitución, porque hay todavía retrógrados que pagan por follar.

Lamento la postura de un partido que se llama a sí mismo progresista, y que por otra parte ha asumido un planteamiento totalmente capitalista sobre la compra y la venta de otro ser humano. Vaya mensaje trasladamos a la sociedad: por una parte impulsamos y reivindicamos la igualdad de género, y después, mostramos y cosificamos a las mujeres en escaparates. De esquizofrenia.

Que los debates ético y político, se planteen desde el punto de la estetización generalizada de nuestras calles y ciudades, (prostitutas en las calles no, enviémoslas lejos, a las periferias, o mejor, no verlo, y dentro, en los burdeles) supone renunciar a valores humanistas. Prohibamos la mendicidad agresiva, es fea y asquerosa, y como dijo Nietzsche “los mendigos te hacen siempre sentir mal: tanto si les das, como si no”. Tres cuartos de lo mismo con las prostitutas: en las calles no, pero sí apartadas de nuestra delicada vista. Que ojos que no ven...

Si queremos progresivamente acabar con la presencia de prostitutas en nuestras calles: primero, deberemos luchar contra las mafias, y segundo, prohibamos el ejercicio de la prostitución sancionando sobre todo al putero. Inhibamos esa conducta, vayamos a por la demanda para desestabilizar la oferta. Ésta es la fórmula que ha dado sus resultados en Suecia, con una reducción muy considerable del fenómeno de la prostitución.

España ya es destino sexual. Del medio millón de mujeres que se estima que hay en las fronteras de la Unión Europea, unas 300.000 mujeres, en situación irregular, de explotación sexual, echan raíces en nuestro territorio. Vecinos de otros países, que antes optaban por destinos turísticos más exóticos, incluso para tener sexo pedófilo con niñas y niños, vienen a España, porque encuentran un amplio catálogo de diversidad sexual: de todos los colores y con muy jovencitas. ¡Vaya con la promoción del turismo sexual!

Y qué hay de las costumbres, de nuestros turistas sexuales españoles, de estos santos varones, que se están frotando las manos, ante la perspectiva de la regulación, pues se calcula que hay 30.000 que van a hacer turismo sexual a países como Latinoamérica (donde en Guatemala, por ejemplo, hay 15.000 niñas explotadas sexualmente) por las legislaciones laxas y permisivas que tienen en torno a las penas.

Los empresarios del sexo, me perdonarán, pero no les tengo ningún respeto. Al igual que a los narcotraficantes. Si alguien se quiere sentar a negociar con ellos la dignidad de las mujeres, allá el/ella.

Por último, hemos visto que la autorregulación de los anuncios de prostitución, por el que el Gobierno apostaba, no ha dado sus frutos. Hay pocos medios, con esa responsabilidad ética y social. Y es que 40 millones de € anuales, dan para limpiar conciencias.

Si queremos aportar nuestro granito de arena, presionemos. Yo no te pongo publicidad institucional, hasta que... ¿capicci?

miércoles, 21 de octubre de 2009

Los invasores de cuerpos

Después de seguir con más o menos atención el debate de presupuestos del Estado, en el que la Vicepresidenta Económica, Elena Salgado, defendió el compromiso del Gobierno con las políticas sociales, la austeridad en gastos no necesarios y el impulso hacia un nuevo modelo productivo, necesario para la recuperación económica, me quedo sorprendida con algunos planteamientos de las cavernas de esta derecha rancia española que representa el Partido Popular. Sí, me quedo sorprendida, al escuchar en boca de la Sra. De Cospedal, que el líder de la oposición, no fue más contundente con Salgado porque “sería como que un chico le pega a una chica en el colegio”.

No se puede afirmar algo más sexista y despreciable, que muestra esta visión paternalista del PP internalizada por la mayoría de sus dirigentes y miembros.

Es impresionante porque no se enteran de nada. Es normal, que no quieran que las jóvenes puedan abortar sin consentimiento familiar, ya que por lo visto, deben pensar que las mujeres somos algo así como unas pobrecitas discapacitadas que como colectivo –les encanta esto de colectivo- necesitamos protección, como si fuéramos una fauna a proteger y tutelar. Con este planteamiento, defienden la supervisión permanente y la protección de los dichosos patriarcas garantes de las buenas costumbres y la “normalidad” (ellos son los normales, claro)

No se enteran de nada, confunden derechos con caridad cristiana, legitimidad con complacencia, paridad con cuotas, igualdad con diferencia, y justicia con migajas.

El sexismo, aliado con la visión de la igualdad de la derecha, nos deja “perlas” como éstas. Pareciera, que a Rajoy, le haya parecido poca cosa, debatir con la Vicepresidenta Económica, y que prefería a su antecesor.

Se puede criticar el estilo, la forma, los contenidos, pero esta declaración, no está a la altura de un partido que pretende algún día gobernar este país. ¿Se arrepiente el SR. Rajoy de no haber sido más duro, y ahora echa balones fuera?


El machismo y sexismo como ideología no entiende de sexos, y se ha escenificado a través del comentario de Cospedal. Sí, por parte de una mujer “MUJER”, complaciente defensora del discurso “la que vale llega” tan falto de rigor analítico respecto a las causas de las desigualdades de género (perdón, por la palabrota) y la infra-representación.

En base a este discurso de “la que vale llega” del PP, no perderé la oportunidad, -siguiendo su propia lógica: que no se me mal interprete- de exponer un hecho, ante el cual, seguro extraerán la conclusión derivada: sólo 2 mujeres ocupan un puesto de responsabilidad en la Ejecutiva de Bauzá, frente a los gloriosos y todopoderosos 22 varones (con v, no con b).

Tal y como afirmaban los freudianos, los lapsus representan un deseo inconsciente, pues en este caso, esta afirmación representa un machismo latente digno de hacerse mirar. Qué pena que esta derecha casposa no pueda ir a clases de educación para la ciudadanía. Idea: una proposición de ley, ¡para que se reciclen ya!
En su nihilismo extremo, Rajoy, enfurruñado en su NO, no concretó, no arrimó el hombro, ni propuso nada concreto. Sabemos muy bien de dónde recortaría gastos: de educación, de becas, de prestaciones sociales, de I+D+I, del AVE, y por supuesto, y como ha afirmado abiertamente, del Ministerio de Igualdad.

Dice un escritor francés que hay tres tipos de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber, lo que no debería saberse.

Parece que esta tercera abunda en el triángulo amoroso Madrid-Valencia-Baleares.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Un dret bàsic de les dones

Des de 1990 el 28 de setembre representa una cita ineludible per al feminisme mundial que segueix reivindicant el dret a la interrupció voluntària de l'embaràs com un dret bàsic de les dones.

Al nostre país, estam una passa més a prop de la conquesta d’aquest dret gràcies a la llei sobre Salut Sexual i Reproductiva, que després de la seva aprovació en el Consell de Ministres comença la via Parlamentària.
El concepte de salut sexual i reproductiva es va forjar a la Conferència Internacional sobre Població i Desenvolupament, a El Caire l’any 1994, suposant l’acord i consens de 179 Estats. Tal concepte implica la capacitat de gaudir d'una vida sexual sana i sense riscos, i la llibertat per decidir procrear o no. Documents, resolucions i recomanacions internacionals posteriors han aprofundit en aquest concepte provocant en els països europeus una despenalització de l'avortament lliure.

Malgrat els reconeixements internacionals cap els drets de les dones i el seu apoderament, les forces conservadores i fonamentalistes empenyen en tot el món per restringir-los subordinant les dones, controlant els seus cossos amb tots tipus de violència, inclosa la institucional. A Espanya, el Partit Popular amb un discurs pseudo feminista envers la igualtat de gènere (picada d’ullet electoralista a les dones, com a Iran amb la incorporació d’una dona Ministra) es posiciona contrari a una reforma que implica més educació sexual i l’opció d’interrompre voluntàriament un embaràs no desitjat, opció que a una Espanya democràtica del Segle XXI, encara no tenen les dones. Record que actualment només és possible avortar en cas de violació, malformació fetal o risc psicològic per a la mare. Aquest tercer supòsit, aplicat laxament ha suposat un baló d’oxigen per a moltes dones, ja que l’altre opció sempre és la clandestinitat amb nul·les garanties mèdiques i d’higiene.
Molts de països del nostre entorn regulen l'avortament a través d'una llei de salut pública i el tenen despenalitzat. En el cas de Gran Bretanya i Holanda, tenen lleis de terminis fins la setmana 22; a Alemanya, Àustria, Bèlgica, Bulgària, Finlàndia, França, Itàlia, Suècia i Portugal, les lleis combinen un termini (entre 10 i 16 setmanes) amb indicacions (cas malformació greus, riscs per la dona o el fetus).
La proposta del Govern Socialista de José Luis Rodríguez Zapatero va en aquesta línia. Una Llei de Salut Sexual i Reproductiva que respongui des d'un plantejament integral als drets fonamentals relacionats amb la salut sexual i reproductiva: el dret a l'educació sexual, el dret a la reproducció (per tant d'accedir amb equitat als mètodes de control de natalitat) i el dret a decidir en cas d'un embaràs no desitjat en les primeres setmanes de gestació, traient l’avortament lliure del Codi Penal.

Per garantir aquests drets el Govern prioritzarà l'atenció a la salut sexual, la formació als professionals de la salut des d'una perspectiva de gènere i la promoció de la salut sexual des de la premissa de què dones i homes són coresposanbles en les activitats relacionades amb l'anticoncepció, el sexe segur, davant els embarassos no desitjats, dels vincles afectius, etc.

Aquest marc possibilitarà el desplegament per l'exercici d'un dret, que no vol dir una obligació. Es crea un marc on les diferents i legítimes opcions de les persones puguin conviure amb llibertat i respecte. Aquesta llei obrirà les portes a aquelles dones que no volen continuar amb un embaràs atorgant-les sobirania i llibertat dintre de les primeres 14 setmanes, termini que permet conjugar - equilibri constitucional- els drets de les dones amb l'obligació de l'Estat de protegir la vida embrionària. Se milloraran les garanties legals per les dones i els professionals de la salut, i la IVE (interrupció voluntària de l’embaràs) s’inclourà aquesta prestació dintre de la cartera de prestacions sanitàries públiques, el que permetrà un millor control.

La majoria de dones i homes d'aquest país és sensible i favorable a aquesta proposta, ja que recull les necessitats del carrer, de les dones quotidianes, que han pogut comprovar que el reconeixement de drets i llibertats sempre han vengut de la mà del Partit Socialista. Front a aquesta vocació de més llibertats i drets, estan els de sempre, amenaçant, coartant, reprimint la ciutadania i negant el dret de les dones a la salut sexual i reproductiva. Que el renou de la por i la desconfiança dels qui per una banda volen rebaixar l’edat penal dels menors de 14 anys, i per altra neguen la capacitat d’una jove de 17 per decidir sobre la seva maternitat, no ens allunyi de la vertadera dimensió d’aquesta reforma històrica per les dones d’aquest país.

martes, 8 de septiembre de 2009

Aguirre, defensora de las causas perdidas del capital

Hipocresía: Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre ha tildado de hipócritas a aquellas personas que nos manifestamos en contra de regular el ejercicio de la prostitución.

Si para esta señora, la prostitución es una actividad comercial como otra cualquiera, sólo deseo, que sus amigos empresarios -que supongo se verían favorecidos en el hipotético caso de una regulación de tal actividad- la provean de trabajo cuando ésta acabe su mandato político.

Hipocresía es hacer ordenanzas para alejar el problema de las calles, alejar a los mendigos, desplazar a las putas, puesto que nos recuerdan, que de vez en cuando, nuestros mariditos e hijos ociosos el fin de semana, hacen una vaca y disfrutan de la banalización del sexo y de la mercantilización de los cuerpos de mujeres y chicas jóvenes, muy muy jóvenes.

Nos rasgamos las vestiduras al ver unas imágenes chocantes en el barrio del Raval, ¿qué nos preocupa en realidad? ¿es que acaso se cree que un putero, va a hacer algún tipo de preámbulos con las mujeres a las que compra?

El fenómeno de la prostitución, en más de un 80% esconde un problema de explotación sexual de mujeres. En la página de propaganda institucional que compra el Sr. Carlos Delgado a los medios de comunicación, se sorprendía de que las nigerianas, no fueran las mismas un verano tras otro.

Esto es capacidad hermenéutica y lo demás son coñas.

La ordenanza de Calvià, al más puro estilo marbellí, lejos de enfocar el problema desde su dimensión más humana, la aborda desde el aspecto pura y llanamente represivo, contra las mujeres prostituidas. Decisión no exenta de polémica, y criticada por la Audiencia Provincial.

Se deben reforzar los mecanismos entre todas y cada unas de las administraciones, comenzando por Delegación del Gobierno y acabando por las municipales. Es un problema que nos afecta a todos, no sólo porque da mala imagen, que sí, pero sobre todo, por razones éticas y humanitarias. ¿Alguien cree que una mujer elige libremente hacer una felación por 20 €?

Magalluf, el Raval, Cuzco, la globalización de la prostitución es indisoluble de la globalización de las desigualdades económicas, sociales, educativas, culturales.

Para acabar con mi post, me gustaría dar otra definición:

La expresión dignidad humana o dignidad de la persona hace referencia al valor intrínseco de todo ser humano, independientemente de su raza, condición social o económica, edad, sexo, ideas políticas o religiosas. Es el principio que justifica y da su fundamento a todos los derechos humanos. La dignidad no sólo es un derecho, es la base de todos los derechos.

lunes, 31 de agosto de 2009

De velos y burkinis


A finales de los años 80 hubo en Francia una gran polémica sobre si las chicas magrebíes podían asistir a las clases de la educación pública, con el tocado tradicional en la cabeza. Lo que para la derecha política en ese momento resultaba inadmisible, para la izquierda se interpretó como un elemento de convivencia multicultural, tildando de imperialistas y xenófobas a quienes se oponían al uso del pañuelo.

También, en esta misma década, se permitió a los hombres inmigrantes traer a sus múltiples esposas a Francia, al punto que se estimó que 200.000 familias en París son polígamas en la actualidad. Extrapolar una práctica de un contexto a otra resultó insufrible sobre todo para las mujeres: soportaron condiciones de vida miserables, una gran invisibilidad, falta de privacidad, etc. Una práctica, como la poligamia, que las mujeres consideran inevitable, en Francia se volvió del todo, insoportable.

En nuestro país, y en la mayoría de países de Europa, la poligamia está prohibida.

No creo que Francia sea el paradigma de la integración cultural, basta recordar los incidentes de los hijos de inmigrantes de tercera generación, que no ven posibilidades de vida fuera de los ghetos que se formaron en las ciudades industriales.

Sí, comparto, respecto de este país, su espíritu laicista. Pienso que puede resultar una buena fórmula de resolución de algunas cuestiones en las que inevitablemente, nos veremos subsumidos, por la convivencia y por los conflictos que se deriven, como es la de profundizar en ese estado aconfesional que proclama nuestra constitución, y que según mi criterio, debería abogar por una desvinculación absoluta entre las instituciones públicas y la religión, sea la que sea.

La cuestión del velo es un tema complejo que entremezcla cuestiones religiosas, identitarias, políticas y patriarcales. Incluso, para algunas mujeres, y en su sentido más primigenio, el velo, es sinónimo de renegar de ser una “mujer objeto”. Ahora bien, conocemos como los fundamentalismos, y las interpretaciones dogmáticas y prescriptivas sobre las mujeres se ceban en algunos países, y como todavía se castigan a mujeres por llevar pantalones, o salirse del patrón.

Un artículo de Susan Moller Okin, titulado ¿Es el multiculturalismo malo para las mujeres? alerta precisamente sobre los grupos de presión y sobre algunas reivindicaciones de derechos especiales de grupo o privilegios, en los que los derechos y libertades de las mujeres, jamás son tenidos en cuenta, y son los abuelos, los padres, los hijos, quienes reivindican libertades en el espacio de lo público y político, mientras en las casas, se comportan como verdaderos opresores, sobre todo en lo que se refiere al ámbito de la esfera sexual y reproductiva.

El presidente Nicolás Sarkozy, en torno a la polémica del burkini de este verano en una piscina pública, respondió de manera clara y contundente: atenta contra la dignidad de las mujeres. Otros motivos, no tan políticos, parece que fueron los que le dieron a la susodicha para impedir que utilizara tal prenda en la piscina (alegaron motivos higiénicos...). No entraré en cuestiones sobre si era una provocadora o no, y si se utiliza políticamente a las mujeres para que se conviertan en estandarte de los valores del islam en occidente...

Habrá quien piense que no es necesario legislar sobre estas cuestiones cuando los valores imperantes no están en peligro, y que por tanto, prohibir utilizar el burka, es un ejercicio innecesario y atentatorio contra la libertad individual.

Mientras Francia aplica con rigor la ley contra el velo, y debate qué hacer respecto al burka, en Gran Bretaña, donde esta cuestión no ha generado tanta polémica, los y las estudiantes pueden manifestar libremente su religión en la manera en la que van vestidos. Tal sentencia, fue aplaudida como un triunfo de las libertades civiles.

En España, el Gobierno está elaborando una reforma de la Ley de libertad religiosa para adaptarse a la España plural de hoy. Según las declaraciones de Elena Valenciano, Secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE Federal, parece ser que de momento no se está teniendo en cuenta esta cuestión del velo, quedando la resolución del posible conflicto, al ámbito en concreto donde se pueda dar(centros educativos).

Tal Ley de Libertad Religiosa prevé, entre otras muchas cuestiones, retirar los símbolos religiosos de los colegios e institutos públicos (salvo los que tengan un valor histórico, artístico o patrimonial).

Sólo deseo que seamos congruentes y eliminemos de la foto institucional de la toma de posesión, el crucifijo que ya nuestro Presidente José Luis Rodríguez Zapatero tuvo la posibilidad de retirar. Tal ley debería profundizar en un estado laico, respetando por supuesto la tradición, y las diferentes opciones religiosas y no religiosas, y revisar, desde mis punto de vista, los suculentos acuerdos con la Santa Sede.

Creo que hay debates políticos que son ineludibles, y que tarde o temprano vamos a tener que plantear en serio. Abordar de manera correcta la cuestión de la multiculturalidad, es fundamental.

Vamos a tener que conjugar el respeto a nuestros valores constitucionales, basados en la libertad y en la igualdad, con otros retos, como el de establecer puentes dialógicos con las otras culturas que conviven con nosotros, ahora bien, hemos de ser firmes en la defensa de nuestros valores de tradición ilustrada, y no mirar hacia otro lado ante algunas reivindicaciones de otras culturas que supongan una vulneración de los derechos humanos, o que lastren la dignidad de las mujeres.

lunes, 3 de agosto de 2009

Días extraños

Estos días han sido unos días tristes y dolorosos. Mi más sincera solidaridad con la familia de los guardias civiles asesinados en mi municipio, Calvià.

Puedo entender que en determinados momentos de dolor e indignación, pueda aflorar un sentimiento de rabia, pero también pienso que a un/a responsable público le es exigible que esté a la altura de las circunstancias, y sea capaz de mostrar cierto distanciamiento entre su bilis y sus palabras.

Sin lugar a dudas, el pasado día 31 de julio fue el día más duro desde que soy cargo público. Al dolor, se le añadió por la tarde en la manifestación de Calvià, una sensación de gran extrañeza. Extrañeza porque en la manifestación ciudadana de repulsa a los atentados, se habían congregado, no sé si de manera orquestada, algunas personas de ideología fascista, que incluso osaron a venir con banderas y símbolos pre-constitucionales.

Me quedé perpleja ante los gritos que reivindicaban la pena de muerte. Me quedé perpleja ante el guiño de mi alcalde, Carlos Delgado, saliéndose del guión pactado por todos los grupos políticos y agentes sociales, hacia esos grupúsculos de extrema derecha, y que ven en este personaje, un balón de oxígeno para sus ideas fascistas y sectarias.

¿Pero por qué se empeñan en realzar la identidad nacional, la “españolidad” en un acto de repulsa a un atentado terrorista? ¿quién cuestiona nada? ¿a santo de qué se tiene que hacer tanta exaltación? ¿por qué se creen con el derecho de tener que definir qué es ser un buen español?

Los discursos del PP, van siempre un poco “a salto de mata” e incurren en contradicciones flagrantes. Exigen una reforma del código penal para rebajar la mayoría de edad de los 14 a los 12. Para asumir responsabilidades criminales, sí son maduros y la ley debe actuar, en cambio, a una joven de 16 o 17 años embarazada y que no desea continuar con su embarazo, le es negada esa facultad, esa madurez para decicir libremente.

En frío se piensa mejor. Si no, caemos en la posibilidad de decir disparates de los cuales luego nos podamos arrepentir. Pienso en las palabras de Basagoiti, diciendo que los terroristas son “mierda”, o en las palabras del Rey, que después del vergonzoso ¿por qué no te callas? ha optado por otra fórmula si cabe de mayor violencia verbal.

Tengo plena confianza en el Estado de Derecho y en sus mecanismos. Respetémoslo y hagamos efectivas las condenas. El ojo por ojo, y el echar leña al fuego, no nos llevará a ningún lugar habitable. Los fundamentos del sistema penal y la filosofía de la reinserción están en juego cuando desde las vísceras se quiere venganza y no justicia.

Como apunte final a esta reflexión, pienso que en 30 años de democracia, hemos avanzado mucho, pero que queda mucho camino todavía por recorrer, para profundizar mucho mejor en nuestro sistema democrático, y apostar hacia una verdadera separación de la Iglesia del Estado.

miércoles, 8 de julio de 2009

El PP necesita un plan E

Hay veces en las que una siente vergüenza ajena al escuchar a determinados responsables políticos, y esta mañana, escuchar las palabras de Rita Barberá, ha sido, sencillamente nauseabundo. Es muy injusto que la ciudadanía, en un hartazgo generalizado, y en una simplificación rotunda de la realidad, afirme que los y las políticas somos iguales, pero de verdad, hay para cabrearse y mucho cuando se escuchan algunas afirmaciones de dirigentes públicos que no tienen un ápice de vergüenza ni de dignidad democrática. Y es que el PP nos tiene acostumbradas a esto, no sólo a lo largo de todo el territorio nacional, con sus desvergüenzas y corruptelas, sino también en Baleares.

Arremeter contra el Estado de derecho, cuando los vientos les son desfavorable, dice mucho de su talante democrático. Que la justicia encuentre indicios de fraude, indicios de malversación, de apropiación indebida, de patrimonio no justificable, para ellos es sinónimo de persecución fiscal politizada. Que Conde Pumpido paralice las pesquisas contra Matas en una de sus investigaciones, eso sí, es efectividad judicial. Entonces, las garantías se cumplen. En mi tierra, esto se llama hipocresía, y cargar contra las filtraciones en la prensa, como si éstas mismas, supusieran en un sólo momento contrarrestar la ilegitimidad del supuesto acto a analizar judicialmente, es el sumun del despropósito. Que los sumarios sean privados e ininteligibles para el pueblo, sólo favorecerá a la perpetuación de quienes sólo miran por sus propios intereses, y no por el dinero común.

Pienso, como Ciorán que es el tiempo el que nos gobierna a nosotros, y no nosotros al tiempo, pero pienso que todavía existe cierto margen contra el fatum fatal, y tiene que existirlo, porque si no, sólo los necios y los corruptos, con la connivencia de la apatía y el desánimo, gobernarán.

Los vientos del cambio susurraron su nombre. ¿Estarás en Bruselas a salvo de los sables? Por aquí, ya ha empezado el espectáculo. Viejas glorias intentando disputarse la capital, que se sacude todavía del espanto de la miseria y esquizofrenia humana. Son las 6 y hace mucha calor. De la era Matas, nos queda eso, filosofía de la historia política sobre de la legislatura más corrupta de la historia de Baleares.¿es la historia una acumulación, una concatenación, o hay posibilidad para las abrupciones revolucionarias?

Rotger y Bauzá. Pastor y Fiol. Otra vez Fiol y Rodríguez, y no olvidemos a Delgado por libre, intentando camelar a Rajoy desprestigiando a Estarás y sus pasos en falso en contra de la unidad nacional.

Malos tiempos para el PP. Qué pena que luego, nos metan a las demás, que pensamos que la política es una vocación de servicio público, además de un gran compromiso político en el mismo saco. La opinión pública, no va de sutilezas, y los méritos, a veces, no faltan.

Encender el ventilador y echar porquería es la táctica favorita de esta derecha del PP que es incapaz de poner orden en su propia casa y después quieren dar lecciones de ética política, cuando lo único que conocen es el fundamentalismo de su intolerancia. Si fueran avestruces, esconderían la cabeza, pero, han preferido el logotipo de las aves carroñeras. Esas preciosas ratas del aire que miran la costa con avaricia.

Judicializar la vida política es algo que ellos han sabido hacer muy bien, y si no, que se lo pregunten a Margarita Nájera, libre de todas las querellas. ¿Podrá decir Camps, o Bárcenas o Matas lo mismo? El tiempo, que todo lo gobierna, y la Justicia, dirán, aunque parafraseando a Beth Gibbons, en una de mis canciones de Portishead favoritas, diré que no el tiempo da la razón.

lunes, 6 de julio de 2009

Retos del feminismo global

Después de casi un mes de silencio bloggero, hoy decido compartir los conocimientos de la siempre fantástica Amelia Valcárcel, filósofa feminista, catedrática de Filosofía Moral y Política en la UNED que ha asistido a la conferencia inaugural de la XIII edición de la Universitat d'Estiu d'Estudis de Gènere. Ella ha reflexionado sobre el título del ciclo de este año, que no es otro que el de “repensant els feminismes”.

En una conferencia magistral, ha expuesto los retos del feminismo global, analizando con gran maestría el terreno del juego en el que nos movemos. Ha empezado su exposición, referenciando al que considera uno de los filósofos contemporáneos imprescindibles, a Arnold Toynbee, filósofo de la historia, que se planteó en el año 1951 si era necesaria una visión global de la historia.

Sólo la historia en un escenario global permitiría tener una imagen del mundo, y poder conocer los acontecimientos del pasado, desde algunas pautas epistemológicas para la praxis humana. Toynbee estableció paralelismos entre la situación histórica de la política de bloques, el mundo dividido en los dos grandes bloques: el mundo libre y el realismo soviético, con la época histórica de la caída del Imperio Romano de Occidente. Vaticinó que la división del mundo en bloques, no duraría mucho.

La gran novedad de los últimos cinco siglos para Europa fue la del dominio del mundo, tanto a nivel descriptivo como geopolítico (ciencias geológicas y conocimiento extensivo de los países, sus costumbres, sus materias primas). Las ansias de dominio, se verán interrumpidas por el acontecimiento de las guerras mundiales.

Entre 1890 y 1914 tiene lugar un encuentro de las religiones del mundo, donde muchas confesiones cristianas, hablan de una evangelización mundial. Este dato es enormemente revelador, porque muestra, que en este período anterior a la Gran Guerra, todavía existía una cosmovisión del mundo enormemente religiosa, donde se está planteando la posibilidad de una universalización del imperio cristiano. No existía una disociación con el mundo, esta concepción estaba imbricada en la cotidianeidad del día a día, la gente respiraba en esta visión de las cosas.

El papel jugado por EE.UU en las segunda Guerra Mundial le otorgará el papel de superpotencia que todavía hoy mantiene, y Occidente perderá la confianza en sus pretensiones espirituales colonizadoras.

Lévi-Strauss impartirá por estas fechas una conferencia ante la UNESCO. Sus tesis sobre el relativismo cultural, y sobre la inexportabibilidad de unas formas culturales a otros lugares, será su propuesta para comprender la historia, o dicho de otro modo, su propuesta de relativismo antropológico, unida al escepticismo epistemológico, será su propuesta de actitud más sabia para interpretar la historia. Vamos, que no habrá criterio posible.

Después de la II Guerra Mundial, se evidencia la necesidad de reforzar la infructuosa sociedad de naciones, que se había mostrado débil e ineficaz para evitar el desastre acontecido. La propuesta de la creación de las Naciones Unidas, por parte de Roosevelt, como un ensayo de una sociedad global, con una cierta capacidad ejecutiva y punitiva (no hemos de olvidar, todavía hoy la lucha porque se ratifique el Tribunal Penal Internacional en algunos países que vulneran sistemáticamente los derechos humanos) resulta una propuesta completamente diferente a la vía propuesta por Strauss.

La Declaración de los Derechos Humanos de 1948 es una entrada completamente diferente a las concepciones de Strauss y del propio Toynbee. ¿Para qué una declaración de los derechos humanos?
¿qué justificación filosófica podía tener? ¿dónde estaba el fundamento?

Si tal declaración no hubiera prescindido del fundamento, sencillamente, no se hubiese hecho. Decidieron ir a lo que consideraban esencial mantener. El protagonismo activo de Eleanor Roosvelt fue decisivo. Aprovechó la estructura del movimiento sufragista americano, así como de la red feminista de democracias muy recientes de países de Centro América y de algunos países europeos, y asociaciones sindicales, para poder proceder a la aprobación plenaria de la misma. Tal aprobación, pese al hito histórico que suponía, pasó “sin pena ni gloria” no siendo portada de ningún medio de comunicación.

No votaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos los países del este, puesto que tal declaración les parecía incidir poco en los derechos sociales, ni Sudáfrica, al mantener un “perfecto orden diferenciado” entre los blancos y los negros con su política del apartheid, ni Arabia Saudita, ya que el Corán es el máximo precepto a seguir. El Vaticano, mantiene a día de hoy un estatuto extraño, porque formalmente no la ha aprobado.

La declaración de 1948 condensa la experiencia política feminista sufragista. Se trata de la elaboración de un proyecto universal de mínimos, para determinar en qué consiste una vida humana digna. Tal declaración supone la adopción de un punto de vista ético y político global desde el cual “mirar el mundo”.

La mirada feminista es una mirada global, como la que pretende la declaración de los derechos humanos, pero el punto de partida de las mujeres es divergente en todo el planeta. Sólo en los países con una democracia más o menos consolidada, una economía sostenible, un sistema de autocrítica abierta, donde el cambio esté presente y la tradición tenga poco peso, puede haber oportunidades para una vida digna de las mujeres.

En la mayoría de los lugares del planeta, afirmará Amelia valcárcel, el papel y lugar de las mujeres ,tiene cortapisas. Las autocracias son los enemigos de las libertades y derechos de las mujeres. Los fundamentalismos religiosos y morales, son estructuras patriarcales férreas, que limitan en base al ideal de “decencia” de la mujer, el modelo de su sociedad. Ha de ser una sociedad total, sin fisuras, donde la naturalidad de la sumisión, no tenga que poner en marcha otros mecanismos coercitivos ni de violencia más explícita.

Prácticas como las de la dote, suponen una desvalorización absoluta de todo lo que tiene que ver con las mujeres en la India o en China, hasta el punto en que se practican feticidios al conocer el sexo femenino. En el universo simbólico indio, tener una niña es perder: perder estatus, dinero, prestigio. Tal concepción de la realidad, supone hoy por hoy un diferencial de 40 millones de hombres que no encontrarán mujer en la India. Además de problemas de alcoholismo, depresión y otros trastornos, el mayor peligro, y esto está estudiado por la demografía, es que cuando hay excedente de hombres, éstos normalmente, se dedican a menesteres como la guerra, y tratándose de potencias económicas y nucleares como la India o Pakistán, la verdad, es que hay para preocuparse. El patriarcado es guerrero, y si aniquila a las mujeres, como ocurre en la India, China, Pakistán, ¿de qué modo se entretendrán los hombres?

Según Valcárcel la diferencia de género en estos países es un aviso de la fragilidad de la paz planetaria.

Sólo las ideas feministas pueden cobrar valor y posibilitarse en un sistema democrático. En Europa, este gap diferencial, también ha existido siempre. Más que feticidios se practicaban infanticidios, jugando con la mala alimentación, exponiendo a las corrientes a las niñas para que murieran en el primer año de vida. Por suerte, desde la segunda Guerra Mundial, estas prácticas se han aparcado. Las mujeres hemos adquirido estatuto de individuos a los que tratar con cierta imparcialidad.

España se sitúa hoy por hoy, gracias a las leyes antidiscriminatorias aprobadas por el Gobierno Socialista, al lado de países como Noruega y Suecia, y en lo que se respecta al ámbito de lo público, la paridad es un principio y una exigencia legal a respetar. La paridad, recuerda Amelia, no regala nada a nadie, no exime de nada a nadie por ser mujer.

Repasa diferentes ámbitos como los consejos de administración, o las universidades, y vemos, cómo la igualdad que pensamos tener en los países europeos, es una igualdad frágil y que dista mucho de ser perfecta. Todavía queda mucho camino por recorrer para las mujeres.

Los poderes de opinión ¿quién los ostenta? ¿y por qué esto es así, si las mujeres periodistas, han demostrado en las zonas de conflicto, que son tan válidas y capaces para ejercer su tarea profesional? ¿por qué las obras de las mujeres no son museables? ¿por qué una mujer, sólo entra desnuda en el museo? La mujer tiene un carácter de excepcionalidad, y las excepciones, no confirman la regla. La mujer es inadmisible para el canon patriarcal.

Existe una torsión valorativa en nuestras sociedades que prejuzga a las mujeres, no encontrándolas adecuadas para ocupar determinados espacios, reservados a los hombres, esos machos competentes, que tienen un estatuto ontológico diferencial.

Uno de los retos del feminismo es abordar el debate multicultural, señalando qué consideramos tolerable en nuestras sociedades relativamente mestizas en un mundo global. Consiste en señalar qué tipo de tolerancia y hasta dónde.

En gran parte del mundo, las mujeres, sometidas al patriarcado de coerción, viven en un mundo marcado por la ley de la decencia. En Occidente, con un patriarcado más sutil, y formalmente menos violento, estamos mediatizadas por la ley del agrado, de la estetización, de la hiper sexualización de las mujeres.

A medida que en nuestras sociedades occidentales ha aumentado la libertad y los derechos de las mujeres, la presentación pública de éstas se ha estereotipado más. La presentación es más tópicamente femenina. La dictadura del “querer agradar” en todos los sentidos, es tan violenta como la ley de la decencia de los talibanes.

Decencia y belleza, cánones patriarcales de gran violencia, durísimos para las mentes y los cuerpos de las mujeres.

La mujer, como afirmaba Simone de Beauvoir, es un ser para los otros, que se ha construido desde un discurso ajeno, que la ha mirado y la ha descrito. Muchas, nos revelamos cada día contra este tipo de miradas que nos prejuzgan y nos limitan. Tal situación esencial es la que acarrea la vergúenza ante la mirada inquisidora del otro, porque el todo no está encima de tus pies, siempre dependiendo de un juicio inmemorial...


La situación que describe la filósofa, no es muy alentadora desde el punto de vista del feminismo global. A la IV Conferencia Mundial de las Mujeres de Pekín, le siguió un poco trascendente Pekín más 10, pero no una quinta conferencia con todo su estatus y rigor. La Conferencia de Población de El Cairo de 1996, no ha tenido su continuación en el 2006, en parte, por la falta de voluntad de los gobiernos conservadores de EE.UU que la han paralizado.

Un reto para el feminismo, es el cambio de modelo energético, que otorgará mayor capacidad de los países para autoabastecerse, y alejarse de la tiranía antidemocrática de Arabia Saudita, que oprime a sus mujeres. Precisamente, la paradoja de la libertad, pasa por uno de los países más complicados para nacer mujer. La libertad se juega en el escenario de la política arábiga.
La nota final, cargada de ironía y sentido del humor, ha ido a parar para los “feministos”, aquellos hombres, que mal entendiendo el feminismo, y pensando que “nosotras lo hacemos todo mejor” nos alaban y piensan que ser mujer es garantía de algo. Para éstos, ella propone pasar el test “wollstonecraft”, cuya primera pregunta, sería, preguntar quién fue Mary Wollstonecraft. Recuerda, la autora que el feminismo es una teoría política y epistemológica, y que la capacidad para el mal, no entiende de sexos.

No es lo mismo inversión, que trasvaloración, y esto los nietzscheanos, lo sabrán bien.

martes, 9 de junio de 2009

Rebujitando

Si algo se ha evidenciado en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo, es la falta de interés de la ciudadanía por el Parlamento Europeo. Que en democracia, sólo vote en torno a un 43 % de personas, es algo, sencillamente dramático.

Recuerdo que en una de las clases de teoría del estado, mi profesor, nos comentaba que si Europa tuviera que aceptarse a sí misma como miembro, se rechazaría por antidemocrática. A pesar de que los tratados económicos nos han unido desde hace ya cinco décadas, la utopía de una Europa cohesionada social y políticamente, como un verdadero gobierno transnacional, está hoy más débil.

El auge de la derecha, de la extrema derecha y de los euro escépticos, consolidan la tendencia de las lógicas nacionalistas que priman sus propios intereses a otros planteamientos más redistributivos y a un proyecto global. La crisis económica que estamos sufriendo, vaticinada desde hace muchos años por muchos analistas, ha sido provocada por la ausencia de reglas, la libertad absoluta del mercado, la desregulación, la especulación, la deslocalización, que ha acabado colapsando y dejando fuera de juego el receloso sistema financiero.

El espejismo capitalista que se había autopresentado como a-cíclico, fuera del peligro de las turbulencias de los ciclos económicos, ha vuelto a insertarse en la historia.

Éste era el momento de la izquierda, era el momento de plantarle cara al modelo neoliberal preponderante. Era el momento de redefinir las reglas del juego de una economía de mercado que permitiese salvar/compensar las desigualdades estructurales y sociales a nivel global, priorizando a las personas, y no los intereses depredadores de unos pocos.

Sí, era el momento, y hemos visto pasar el tren de la historia.

No a modo de advenimiento planetario, pero sí de acontecimiento crucial, hubiera podido ser la conjunción de una Europa progresista y un Estados Unidos de la era Obama. El fin del unilateralismo americano, de un modelo insostenible de producción, de los paraísos fiscales, del movimiento anarquista del capital.

La participación y movilización ciudadana que posibilitaron el cambio en EE.UU no ha tenido su correlato en Europa, ni siquiera en los países donde votar es una obligación.

¿Pero cómo puede ser que una ciudadanía como la española, que hemos estado privada de tal condición durante la dictadura franquista, no vayamos masivamente a votar, a ejercer ese derecho que no tuvieron nuestros abuelos, y que tanta gente en el mundo todavía no tiene?

Desde los partidos políticos de izquierda hemos de reflexionar en estrategias de movilización, y motivación ciudadana. Lo que a mi me pareció una campaña intuitiva (la campaña socialista con ideas contrapuestas), no ha surtido el efecto deseado, quizás la gente esté cansada de polarizaciones estereotípicas. Pero es que tampoco reacciona.

Se me ocurren muchas causas del declive de la izquierda en Europa: el hundimiento del laborismo británico, que probablemente, tenga su origen en las tesis aceptadas por Blair de la tercera vía, y de la búsqueda del centro político, produciendo un híbrido entre las tesis del capitalismo y un socialismo edulcorado. El varapalo de la socialdemocracia alemana, fagocitada en el gobierno con Merkel, o el descenso de los socialistas franceses.

El modelo de la socialdemocracia española, probablemente sea en estos momentos el modelo con más fuerza en toda Europa. El intento de los neocons y de la derecha más extrema que representa Mayor Oreja y Rajoy por plantear estas elecciones como una reválida de las elecciones del estado, no les han dado los resultados deseados. Victoria, sí, pírrica, también. Y con la que está cayendo.

En el caso de Baleares, las distancias del PSOE se reducen respecto a las del PP. Buen progreso de l@s socialistas en muchos pueblos. En Bruselas, hace mucho frío, y sin el calor de los compañeros y compañeras será duro de pasar. La hoguera del calor humano, no estará encendida para Rosa cuando se vaya. Las gaviotas revolotean ya...

En el subconsciente colectivo de la gente radica la idea de que la derecha gestiona mejor en tiempos de crisis. Supongo que la coyuntura macroeconómica les ha sido normalmente favorable, adjudicándoselo como un mérito propio. Donde deberíamos poner el énfasis, es en diferenciar, cómo invierte ese dinero en épocas de bonanza el PP y de dónde lo recorta cuando escasea. Y por el contrario, dónde lo pone la izquierda y de dónde lo recorta. La pura gestión, sin valores, no existe. Priorizar, destinar partidas a un lugar o a otro, eso es el modelo económico.

Que más de la mitad de la población no haya ido a votar, me preocupa y me indigna. Recuerdo a Walter Benjamin y su posicionamiento respecto a la socialdemocracia y sus peligros, de la desvalorización de la experiencia, de esa que se transmite de una generación a otra.

¿Nos golpea el espíritu de la transición con un mazo pesado? ¿ha provocado la selección artificiosa de la historia colectiva una amnesia y desmotivación tal que la ciudadanía española se siente ajena al proyecto político que le estamos presentando?

¿Cómo podemos desde la izquierda reenganchar con el sustrato sociológico de las clases obreras y medias para que se sientan agentes del cambio y representadas por nuestro proyecto político?

¿cómo combatir el pensamiento dominante, victoria de la derecha, de la abstención?

Muchas preguntas, y un sabor amargo ante el derrumbe de un sueño, del sueño de una Europa mejor.

miércoles, 27 de mayo de 2009

7 DE JUNY, EUROPA SOCIALISTA

Per què animam a la ciutadania per anar a votar al Partit Socialista en les properes eleccions del 7 de juny?

Perquè volem una Europa cohesionada econòmica i socialment, perquè sabem que la mera unió econòmica, no garanteix ni qualitat de vida ni el benestar de les persones, apostam per apronfir en el model de benestar amb més proteccions i garanties, refundant-lo des d’unes noves bases de justícia social i solidaritat.

Les polítiques socialistes són les polítiques de la igualtat d’oportunitats, i bé, ho sabem al nostre país i a la nostra comunitat. És el nostre partit qui qui atorga drets, qui atorga llibertats, qui crea marcs i espais de tolerància i respecte cap a la diversitat. Aquestes són les nostres polítiques.

El naixement de la UE va estar marcat per exigències mercantilistes després de la segona Guerra Mundial. Nosaltres sempre hem reivindicat una Europa que transcendís el projecte merament econòmic des de la nostra òptica de la justícia social, la redistribució de la riquesa, la universalització de serveis bàsics, la llibertat i la igualtat d’oportunitats.

La dreta europea suposa un vertader perill per aquestes pretensions. Ha estat el seu model neolliberal, que de la mà de l'administració Bush i la connivència dels organismes internacionals com la Banc Central Europeu i el Fons Monetari Internacional, qui han anteposat els interessos dels poderosos per damunt del conjunt de la ciutadania, i contribuït al cataclisme de l'economia.

Durant molts d’anys Europa ha estat un referent per al nostre país en polítiques d’igualtat d’oportunitats, a través de les seves directrius i resolucions. La incorporació de les reivindicacions de moviments socials i el teixit feminista a les agendes internacionals ha estat una gran revolució silenciosa per les dones.

Avui tenim tan clara la vinculació entre socialisme i feminisme. Sabem que entre la igualtat formal (abstracta) i la efectiva hi ha un abisme que s’ha de recòrrer amb els intruments legisaltius necessaris, així com des de l’educació a tots els nivells. Les i els socialistes, sabem que les desigualtats socials de gènere que encara es dónen a tota Europa fruït de segles de dominació patriarcal, s’han d’extirpar: a nivell laboral, social, econòmic, familiar, com a l’ordre simbòlic promovent nous rols i valors en igualtat.

Allà on governa la dreta, i aquesta és majoria a la UE, s'estanca l’avanç i el progrés en les llibertats i els drets, hi ha un retrocés respecte a la igualtat d’oportunitats. 7 de juny tenim una fita fonamental, perquè volem seguir avançant en l'autonomia de les persones, la llibertat i la igualtat.

I és que a aquest Partit Popular i als seus homòlegs europeus, se'ls hi omple la boca parlant d'igualtat i es sumen al carro d'un "feminisme de boutique" pur escaparat, però amb els seus fets, podem veure les orelles al llop, i als fets em remetré:

Aquesta dreta que diu que defensa la igualtat i la dignitat de les dones, es va abstenir al nostre país en una llei tan trascendental com la llei d'igualtat, recorrent-la al constitucional per estar contra la paritat, varen votar en contra de la llei de matrimonis homosexuals, i contra la llei d'identitat de gènere.

Per aquests fonamentalistes de la uniformitat, tot el que s’escapa del seu estereotip limitat de família mereix una ofensiva.

A Europa, el PP i els seus anàlogs han votat contra millores en permisos de maternitat i de majors prestacions a les famílies perquè la seva intolerància no admeteix més model de família, que la tradicional.

Han aturat que a l resta d’Europa, com ja hi ha a Espanya, els pares puguin gaudir d’un permís de paternitat intransferible. - Així és com volen fomentar la conciliació!! , però només de les dones, excloent de la coresponsabilitat de la criança als pares.

Han votat contra la paritat, contra els plans d’igualtat a empreses, contra mesures d’acció positives, contra la igualtat salarial, contra qualsevol llei antidiscriminatòria, contra regulacions per acabar amb el sexisme als mitjans de comunicació...

En definitiva, han votat en contra de la igualtat, la modernitat i el progrés.
La dreta és immobilista: frena i estanca el dinamisme social.

En canvi, nosaltres, els i les socialistes, hem promogut lleis per reforçar els drets personals i socials, avui mateix s'ha anunciat que s'ampliarà el permís de paternitat fins 4 setmanes (2 més que actualment), hem ampliat el marc de llibertats i de respecte cap a les minories i la diversitat, gestionant aquesta com una riquesa. La dreta nega la diversidad i afirma les desigualtats, nosaltres, a l’inrevés, reconeixem la diversitat com un fet positiu, i lluitam contra les desigualtats per transformar-les en igualtat d’oportunitats.

Estan oposats 2 models, 2 paradigmes, amb receptes diferents per enfrontar-nos a problemes estructurals de calat. Els ciments del nostre sistema del benestar estan en perill si avança la dreta. Les seves polítiques de desregulatció absoluta, la manca de regles de jocs, l’avarícia, la llibertat absoluta del mercat ha debilitant el sistema, afavorint la privatització i el debilitament de lo públic, de les forces sindicals i de la classe treballadora.

Crec que no hi ha millor motiu per anar a votar, i votar socialista, el proper dia 7 de juny, ens hem de mobilitzar, animar a tots els nostres col·legues, familiars, amics, companys a que també ho facin, perquè ens hi jugam molt.

miércoles, 13 de mayo de 2009

El subconsciente colectivo de la derecha


Quién no se sorprendió ayer cuando Mariano Rajoy, en el debate del estado de la nación espetó en una actitud eminentemente clasista (que lo retrató hasta el punto de sorprender a sus compañeros del hemiciclo por su falta de talante)que l@s socialistas somos analfabetos, que no sabemos leer, o lo que es lo mismo, que no merecemos estar en las instituciones.

En el Parlament balear, algo similar ocurrió con Rosa Estarás cuando increpó al President, Francesc Antich, de escasa capacidad argumental.

La misma idea en contextos parecidos, el mismo prejuicio: la educación debe ser exclusiva para los poderosos, para los que siempre han ostentado el poder.

L@s socialistas bien sabemos que la grandeza de la educación es que nos hace iguales, que la educación es una herramienta poderosa para la transformación y justicia social , para acabar contra cualquier tipo de caciquismo de tipo moral, económico, social que normalmente ha estado siempre relacionado con esta derecha que se piensa tocada por el dedo divino, y que cree tener la legitimidad absoluta para determinar en base a los valores de un grupo, su grupo, los valores del conjunto de la sociedad.

Y es que están tan lejos de una idea de ciudadanía en sentido moderno que es normal que se les "escape" las ideas de su subconsciente más reaccionario de un pasado no muy lejano de clases sociales bien diferenciadas. En las propuestas que escuchamos por parte de la derecha política y económica de flexibilización y despido barato nos muestran el proyecto de sociedad que tienen, y qué papel subsidiario desean para l@s subalternos, los pobres y desgraciados analfabetos que por aquello de la grandeza de la democracia, pueden llegar a gobernar.

Yo misma en un pleno recibí por parte de una consellera del Partido Popular el elogio elitista de "contribuir a la disminución de la calidad de la institución". Alentador para una primera intervención...

Fue el Partido Socialista quien estructuró en este país la educación universal y pública en España. Me enorgullezco de pertenecer a una familia trabajadora cuyos abuelos tuvieron muy pocas posibilidades educativas (aunque mi abuelo fue escribano en su época) y de ser de la primera licenciada de la familia. Para algun@s esto no tendrá valor, pero para mi familia y para mi, mucho. Y no serán los únicos, porque es representativo de muchas chicsa y chicos de mi generación.

Me enorgullezco de ser socialista.

martes, 12 de mayo de 2009

¿Todavía en las mismas? Sobre la polémica de la píldora postcoital.

El acceso a los métodos anticonceptivos por parte de las mujeres occidentales a mediados del siglo pasado, generó lo que se ha denominado la “revolución sexual”. Desvinculándose los fines reproductivos del placer sexual, de la sexualidad, y posibilitando a las mujeres gracias a fármacos y al latex, poder controlar meior el cuerpo y planificar la maternidad.


Fue un paso fundamental para la liberación de las mujeres, y para su empoderamiento. Entonces, las voces reaccionarias, moralistas y fundamentalistas clamaron al cielo.


Ha pasado más de medio siglo, y ante la noticia de vender la píldora del día después sin limitación de edad y sin prescripción facultativa en las farmacias ha generado una polémica similar.


El hecho es simple, aunque no hemos de banalizar ni frivolizar: necesitamos una nueva cultura sobre salud sexual y afectiva.


Ante una situación de emergencia: rotura del preservativo, o práctica de riesgo, la chica/mujer puede ir a la farmacia, y tomar esta píldora hasta las siguientes 72 horas para inhibir la fecundación, la implantación del esperamatozoide en el óvulo.


No es una práctica abortiva, sino anticonceptiva. Con esta medida, esperemos que se garantice una dispensación universal: ya está bien de anteponer la sacrosanta objeción de conciencia por encima de los derechos de las mujeres.


Avanzar en materia de salud sexual y reproductiva requiere de medidas de prevención y sensibilización, y de otras para no llegar a un embarazo no deseado. Lo ideal, es la conciencia y la responsabilidad en las prácticas sexuales, pero en cualquier caso, ésta es una medida que prevendrá de posteriores interrupciones del embarazo.


Aplaudo la medida.

domingo, 10 de mayo de 2009

Jornades de polítiques locals des de la igualtat

Sembla que només surten en els diaris les notícies que provoquen morbo, i que malauradament han de morir dones a mans dels seus companys perquè es parli de la igualtat.

La violència de gènere és una de les moltíssimes expressions de desigualtat que patim les dones, la més cruenta, i el vèrtex d'un sistema androcèntric i patriarcal que subordina les dones en una posició subordina i desigual, sistema articulat des de l'òptica del poder tradicional masculí.

En fi... haurem de fer alguna performance macabra per donar que xerrar, i és que aquest cap de setmana ha tingut lloc un espai de trobada, d'intercanvi, de reflexió feminista que ha possibilitat intercanviar experiències per encertar en polítiques locals per a la igualtat i per aconseguir l'apoderament de les dones.

De lo que no es parla, sembla que no existeix. Per això les feministes reivindicam un canvi en el llenguatge, i de la mateixa manera, fent un petit paral·lelisme, lo que no surt en els mitjans, sembla que no ha ocorregut. Deia en Wittgensteix, què un fet és qualque cosa que esdevé en el món, per exòtic o extravagant que sigui, si ha passat en el món és un fet com qualsevol altre.

Sembla més interessant la merda amarillista que provoquen alguns partits polítics amb les bregues internes. I és que ha sortit a escena lo que fa anys que inevitablement estam veient als programes de tv més casposos i trivials.

És una pena, però, les interessades, prenem notes, carregam la motxilla d'experiències, coneixements i bagatges, i feim de la sororitat la nostra millor arma transformadora.

martes, 21 de abril de 2009

Rouco Varela y el empirismo democrático


Parece mentira que todavía tenga capacidad para indignarme, pero una desayuna por las mañanas con ciertas noticias que le causan una indigestión severa para el resto del día. Nada más alejada del ideal de ataraxia o imperturbabilidad que predicaban los estoicos o de la epojé (suspensión del juicio) de los escépticos.

Me indigna la actitud del General Vicente Navarro que desprende un tufo xenófobo ex inculpatorio cuando habla sobre los forenses turcos (forenses, médicos con carrera) , y la cara dura de Federico Trillo o Esperanza Aguirre en su peculiar visión del dolor de las víctimas del Yak-42. Si piensan que es mejor entregar cuerpos sin identificar a esperar en celebrar un funeral de Estado, es que tienen un serio problema, sobre todo de humanidad. Espero que nunca se compadezcan de mi.

Me sorprende que en su intento desesperado por parecer un auténtico cafre (¿por qué hay quienes prefieren pasar por gilipollas a asumir responsabilidades?) aleguen razones que evocan a una situación similar conocida por todos la pasada legislatura, el sonado “error” lingüístico a la hora de presentar una factura del puticlub Rasputín.

Compañer@s de JSIB la semana pasada realizaron una campaña a favor del derecho de las mujeres a decidir sobre su propia salud sexual y reproductiva, además de abogar por el uso del preservativo como método eficaz contra las enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados. A algunas personas les sorprendió que fuera en las inmediaciones de la Seu, si tienen algo de memoria, lo comprenderán fácilmente.

Hoy, aquellos que cuestionaron el uso del preservativo en África como métido seguro para prevenir el VIH, o quienes excomulgaron a la familia de una niña brasileña de 9 años violada por un familiar y embarazada de gemelos porque tuvo que abortar para salvar su vida, vuelven a contraatacar con sus ideas fundamentalistas. No sólo vuelven a cuestionar la asignatura de Educación para la Ciudadanía, sino que vuelven a la carga contra el Estado de Derecho y contra los derechos y la dignidad de las mujeres. Yo entiendo que a ellos les gustara más la formación del espíritu nacional -entonces no cuestionaban la visión antropológica y moral, porque era la suya-, la del nacionalcatolicismo, la de los opresores contra la democracia y la libertad.

El denominador común que ha osado criticar Rouco Varela es el marco de convivencia mínimo que esperamos toda la ciudadanía para poder ejercer nuestros derechos y libertades en función de nuestra moral. El Estado debe garantizar que quien quiera, pueda, y se respete el derecho de quien no lo quiera hacer. Un marco universalista en el que las diferentes opciones individuales sea posible: tal ha sido el caso del divorcio, y parece lógico y comprensible, que también sea el del aborto. Que las mujeres que no deseen continuar con un embarazo no deseado puedan interrumpirlo. Que las mujeres puedan decidir en qué momento quieren ser madres.

Ahora bien ¿por qué quieren imponer su visión sobre la de los demás? ¿Por qué debería su visión coercitiva sobre los derechos de las mujeres y el papel de éstas en la sociedad tener peso político en una sociedad democrática? Si quieren hacer política, que se constituyan como partido político. Ahora bien, en los aspectos éticos y morales, tendrán que aprender que desde hace ya algunos siglos, han perdido el monopolio, por eso se quejan tanto del relativismo moral, el mayor de sus grandes males.

La razón cada vez les deja menos espacio. Tendrán que resistirse con lo que les queda: el poder, y la capacidad de manipular consciencias. ¿quieres que decidan por ti?

viernes, 3 de abril de 2009

La gallina de los huevos de oro


Ayer tuvo lugar uno de los plenos más esperpénticos que una institución puede tener. Y me estoy refiriendo a las fotos que el Sr. Font sacó de unas gallinas en un parque de bomberos. Sí, algo tan intrascendente como esta cuestión, fue presentada como pregunta por parte del Sr. Font.

Prefieren hablar, en lugar de investigaciones y de presuntas irregularidades, de gallinas ponedoras. En lugar de hacer una oposición positiva y constructiva, y alegrarse de que por fin, ya tenemos el esperado convenio de carreteras que supondrá una inversión de 422 millones de €, se abstienen de manera positiva.

Wittgenstein, en el punto final (apartado 7) del Tractatus afirmaba; "de lo que no se puede hablar, mejor callar". Parece que el PP bien conoce esta máxima.

En fin... pasen y vean.

jueves, 26 de marzo de 2009

POR EL DERECHO A UNA MATERNIDAD LIBRE Y RESPONSABLE

El año 1985 supuso un hito en la historia de nuestra joven democracia. En este año, se despenalizaba el aborto en tres supuestos: riesgo para la salud física o psíquica de la mujer embarazada, malformación fetal o violación (aborto ético). Tal despenalización permitía abordar el fenómeno de la interrupción de un embarazo complicado o no deseado con garantías de higiene y seguridad. No podemos olvidar que legal o no, esta práctica ha existido siempre. Hace 25 años se cifraban unas 100.000 mujeres que interrumpían su embarazo en condiciones de precariedad e inseguridad, causándoles en muchos casos la propia muerte. Sólo las mujeres de clases más pudientes podían salir al extranjero para garantizarse unas mínimas condiciones sanitarias . Éstas se cifraron en unas 30.000 al año.

En una democracia como la nuestra que ha superado la mayoría de edad ¿las mujeres debemos ser perseguidas con consecuencias penales sólo por el hecho de querer ejercer una maternidad responsable e interrumpir un embarazo no deseado?

Tenemos una legislación sobre IVE (interrupción voluntaria del embarazo) que prima la prohibición sobre la libertad y los derechos de las mujeres. España ha cambiado sociológicamente mucho respecto a los primeros años de la democracia, y actualmente existe una visión social más abierta y menos influenciada por la moral férrea del nacional catolicismo que estos días vuelve a planear de nuevo con campañas burdas y demagógicas que dicho sea de paso, probablemente se paguen a través de los impuestos de la ciudadanía.

Es un despropósito que se haga política desde los púlpitos. Parece ser que en muchas comunidades autónomas, incluso en la nuestra se continúe la campaña iniciada por la Conferencia Episcopal colocando lazos blancos en las indumentarias de los cofrades.

Ya está bien de utilizar el cuerpo de las mujeres como bastión para el control y mantenimiento de un orden patriarcal institucionalizado a través de la jerarquía eclesiástica. Basta ya de terceros interfiriendo en la libertad y voluntad de las mujeres.

Los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres son derechos humanos, y así está reconocido por la legislación internacional, declaraciones, conferencias mundiales de la Mujer, resoluciones Europeas, etc.

Me gustaría saber cuál es la postura del Partido Popular, quien recuerdo, no derogó tal ley mientras gobernó este país, y que ahora, oculto en grupos fundamentalistas (que hasta ahora no se habían manifestado más que para cuestionar los derechos de las parejas homosexuales y para reivindicar la familia tradicional) quiere retrotraer el debate para restringir derechos de ciudadanía adquiridos. Escudándose en consideraciones morales, son incapaces de abogar por una ética universalista que posibilitará a las mujeres el ejercicio de su voluntad.

El Partido Socialista apuesta por una ley de plazos sumada a las indicaciones actuales para proteger mejor la salud de las mujeres. Un país como el nuestro, en el que tenemos la legislación en materia de igualdad de género más avanzada de toda Europa, no podemos estar a la cola de Europa en materia de legislación sobre interrupción del embarazo.

Poder decidir sobre la interrupción del embarazo no deseado en un plazo de 14 semanas, no será una obligación para ninguna mujer, sino un derecho, una posibilidad. Este plazo de 14 semanas es un plazo adecuado donde se garantiza que la mujer pueda tomar una decisión responsable sobre su maternidad y garantizar por otro lado la tutela efectiva del Estado hacia el nasciturus, ya que el criterio de la viabilidad fetal será el criterio para fijar el plazo máximo en el que la mujer pueda interrumpir voluntaria y libremente su embarazo.

Más allá de este plazo, sólo se podrá interrumpir en el caso de riesgo para la salud de la mujer.
Las estadísticas nos muestran que el 90 % de las IVE actualmente se desarrollan antes de la semana 12. La reforma de tal legislación, dará mayor garantías a las mujeres y a los profesionales médicos.

A veces pareciera que la derecha más reaccionara negase la facultad de las mujeres a tomar una decisión libre, autónoma e informada. No necesitamos tutelas morales de ningún tipo. Necesitamos el respeto y las garantías del Estado para poder decidir libremente sobre nuestra sexualidad y derechos reproductivos, derechos inalienables de las mujeres.

Quizás, en el trasfondo de esta cuestión, esté el debate que deberemos abordar tarde o temprano, sobre la necesidad de separar los ámbitos de las creencias, de la moral y el de la ética del estado, del laicismo.

viernes, 13 de marzo de 2009

Revocación inmoral

Hoy ha sido un día agitado a nivel mediático. Podría hablar de las deslealtades políticas y de la mediación de los intereses espurios ante el interés general -el interés menos desinteresado... -

Podría hablar de la polémica de los centros segregados por sexos en base a justificaciones de tipo de rendimiento escolar basadas en diferencias biológicas, pero no lo voy a hacer, aunque sí quiero puntualizar que con dinero público, deben primar los valores de la igualdad y de la convivencia. Cualquier otro criterio puede ser legítimo, pero el Estado tiene y debe salvaguardar por encima de todo, la formación una ciudadanía que sepa convivir en esos valores de igualdad, que la educación segregada no ofrece.

En fin, por lo que me decanto a escribir hoy, después de una semana de silencio bloggero es sobre la hipocrésía de la jerarquía católica. Me indigna que los que se reservan el rol de guardianes de la moral, no se la apliquen a sí mismos.

Hipocresía del actual papa Ratzinger, más reaccionario y dogmático que el predecesor -siempre es posible ir a peor- que ha revocado la excomunión de los obispos lefevrianos, entre ellos a Richard Williamson que tiene en su trayectoria la genialidad de la negación del holocausto nazi que le costó la vida a millones de judíos y judías.

Si algo diferencia al anterior papa de éste, es que Juan Pablo II fue víctima de la persecución nazi. El actual, en actitud misericorde de extender la mano en señal de caridad, ha readmitido entre sus "filas" a un representante de esa ideología totalitarista, que dicho sea de paso, la Iglesia no condenó y miró hacia otro lado posicionándose del lado del poder de Hitler. ¿Por qué no condenaron la noche de los cristales rotos, o la aniquilación de millones de personas?

El humilde gesto del representante de Dios en la tierra ha provocado malestar entre esta institución. Y no es para menos, pero sorprende que el máximo representante peque de soberbia, supuestamente pecado femenino según el último rigurorísimo estudio del Vaticano, porque ha demostrado tener mal aguante para recibir críticas...

En fin, es lo que tiene la memoria selectiva. Ésa que no recuerda cómo a través de argucias tipo las del PP en el Gobierno de Madrid, persiguió y orquestó campañas contra los teólogos de la liberación, de inspiración marxista en Latinoamérica. Movimiento más plural, que abogaba por la modernidad de la Iglesia y que otorgaba valor y verdad a las diferentes religiones, y que él mismo tildó de "milenarismo".

A mi me da relativamente igual, pero no se me ocurre hacer política desde el espacio que no me corresponde, un púlpito. Que se apliquen ellos mismos la receta. Ya está bien de opinar como institución de asuntos que no son de su orden, que es el divino.

Ay, ¡cuándo vendrá el advenimiento de la incineración del cadáver de Dios!

sábado, 28 de febrero de 2009

Premios Isabel Coll


Ayer noche asistí a la II edición de los Premios Isabel Coll, organizada por JSIB.

Pienso que Juventudes Socialistas de Baleares estamos mejor organizadas y cohesionadas que nunca, y eso se traduce en las muchas y muchos jóvenes que se acercan a nuestra organización, viendo en el proyecto socialista un referente para la juventud. Los valores de la democracia, la igualdad, la libertad, la justicia social. el ecologismo, son los valores de nuestra organización.

Me siento muy ligada a estos premios, ya que nacieron cuando era miembro de la anterior ejecutiva de islas, y ver cómo se van consolidando y se va premiando a personas o entidades que son referencias para la gente joven es motivador. Además, nacieron a partir de una reivindicación de la lucha por recuperar la memoria histórica de mujeres jóvenes socialistas que lucharon contra el fascismo y por la democracia. Ése fue el caso de Isabel Coll, todavía hoy entre nosotr@s.

Las mujeres de las islas a las que la Constitución republicana de 1931 les concedió el voto, tomaron parte activa de ese proyecto político y cuando fue preciso defenderlo ellas lo hicieron desde los más diversos puestos: partidos políticos, sindicatos, asociaciones, en las fábricas y talleres, desde sus casas y, finalmente cuando fue necesario, con las armas.

Para muchas de ellas con el fin de la guerra no llegó la paz, por el contrario se inició un largo período bajo una cruel dictadura que las condenó al exilio, a la cárcel o al silencio. Parecía que su esfuerzo había sido en vano. Han tenido que esperar muchos años para que se les reconozca como sembradoras o sostenedoras de la semilla de la Libertad y la Igualdad.

Isabel Coll, condenada a la pena de muerte y conmutada ésta por la de cadena perpetua, terminó
viviendo en Inca junto a su compañero Guillem Cerdà, también condenado a la pena de muerte. En 1939 encarcelaron a su marido y lo llevaron a la península. Al poco tiempo le tocó a ella. Su madre y hermanos habían huído a Francia. Su padre había muerto en el frente, y la ingenuidad de su edad, la llevó a pensar que podría quedarse en su casa, porque a ella, no la iban a venir a buscar, ya que no había “hecho nada”.

Primero la llevaron a los calabozos del Ayuntamiento de Ciutadella. En Maó fue juzgada junto a 20 mujeres por “adhesión a la rebelión” y condenada a muerte. Finalmente fue conmutada por cadena perpetua. No tuvo derecho a defenderse. A las que no tuvieron penas, las soltaron. A ella, junto a un grupo,en ese mismo 1939 las enviaron a la prisión. Primero, estuvo un tiempo en la prisión de Menorca, pero luego la trasladoran en el “vaporet” a la prisión de Can Salas (la foto principal es de mujeres en esta prisión) en Mallorca, un antiguo hospicio de ancianos convertido en cárcel al comenzar la guerra civil. Ella tenía tan sólo 20 años.

Las instituciones penitenciaras de mujeres fueron gestionadas en España desde 1790 por Hijas de la Caridad, orden de monjas de San Vicente de Paúl que gobernaron con mano de hierro las galeras o antiguas cárceles de mujeres durante buena parte del siglo XIX y comienzos del XX hasta ser expulsadas en 1931 por Victoria Kent, la primera directora general de Prisiones de España, que las sustituyó por un cuerpo de funcionarias especializadas.

Acabada la Guerra Civil, Franco volvió a recurrir a ellas como carceleras en
establecimientos de infausta memoria. En diciembre de 1940, 342 religiosas de 15 órdenes diferentes se encontraban repartidas por 40 cárceles españolas, precisa la Memoria Oficial del Patronato de Redención de Penas de 1941. Sus funciones, según el documento, eran: “Encargarse de todo el gobierno interior, del mantenimiento de la disciplina de las reclusas, de las clases de enseñanza y de la dirección de los talleres”.

David Ginard i Féron, Doctor en Historia por la Universitat de les Illes Balears, recoge
numerosos testimonios de antiguas presas del centro en su libro Matilde Landa. La falta
de higiene, la comida "escasa e infecta” y el sometimiento de las reclusas salpican las páginas del libro.

Según la propia Isabel Coll, en una entrevista realizada por la profesora Esperança Bosch, el tratamiento era denigrante, las monjas incluso se quedaban con el pescado que les regalaban del pueblo para venderlo en el economato, o los bollos azucarados que les traían los familiares. Tanto las monjas como las mujeres de acción católica le hicieron a ella y a las demás la vida imposible. El hambre, el miedo, el maltrato, el ver morir a los niños, no ablandó el corazón de las monjas.

En la prisión coincidió con Matilde Landa, y vivió su suicidio. Cuando salió de la cárcel, se instaló en Inca y rehízo allí su vida, junto con su compañero Guillem.

Isabel Coll Martí recibió en 2001, junto con otras mujeres, el premio Rosa Manzano, que otorga el Partido Socialista a mujeres que han luchado por la igualdad y la libertad y que
han contribuido con su esfuerzo y coraje a luchar por la democracia.

Fue en las listas del Partido Socialista, en un puesto honorífico el año 2003.

Esta II edición del Premio Isabel Martí i Coll, pretendemos recuperar una parte de nuestra
historia olvidada.

A ella, y a otros muchos compañeros que creyeron que su lucha contribuiría a conseguir
una sociedad más justa, Juventudes socialistas nos debemos.

Este año, las personas a las que hemos querido presentar nuestro reconocimiento son:

Fundación Alas, por su trabajo incesante en la prevención del VIH entre la juventud, a partir de iniciativas originales como la Dance Party en Ibiza, al portero mallorquinista Miquel Àngel Moyà, referente para much@s jóvenes y que representa los valores del compañerismo, trabajo en equipo, esfuerzo y dedicación, y en una mención especial, al estimado compañero Cosme Bonet, vice-secretario general de la FSM y actual Conseller de Presidència del Consell de Mallorca, por su trayectoria y compromiso desde que era militante de Juventudes Socialistas., no hace demasiado tiempo.

jueves, 19 de febrero de 2009

Entre la vida y la elección, por Carl Sagan

He leído un fantástico artículo de uno de los grandes divulgadores científicos de nuestra época, Carlo Sagan. En él, de una manera analítica se centra en diferentes cuestiones filosóficas, éticas, legales y científicas que giran en torno a la cuestión del aborto. En un momento como el actual, en el que el Gobierno tiene el reto y responsabilidad de reformar la actual ley de interrupción del embarazo, pienso que puede servir para motivar la reflexión.

Ahí va___________________________________

Entre la “vida” y la “elección”(La cuestión del aborto)
Revista Parade, 22 de abril de 1990 - Miles de millones, 1997Carl Sagan
“La humanidad gusta de pensar en términos de extremos opuestos. Está acostumbrada a formular sus creencias bajo la forma de esto ‘o lo otro’, entre los que no reconoce posibilidades intermedias. Cuando se la fuerza a reconocer que no cabe optar por los extremos, todavía sigue inclinada a mantener que son válidos en teoría, pero que en las cuestiones prácticas las circunstancias nos obligan a llegar a un compromiso”.John Dewey, Experience and Education, I, 1938.
La cuestión quedó zanjada hace años. El poder judicial optó por el término medio. Uno pensaría que la polémica había concluido, pero sigue habiendo concentraciones masivas, bombas e intimidación, muertes de trabajadores de clínicas abortistas, detenciones, intensas campañas, drama legislativo, audiencias del Congreso, decisiones del Tribunal Supremo, grandes partidos políticos que casi se definen sobre la materia y eclesiásticos que amenazan con la perdición a los políticos. Los adversarios se lanzan acusaciones de hipocresía y asesinato. Se invocan por igual el espíritu de la Constitución y la voluntad de Dios. Se recurre a argumentos dudosos como si fueran certidumbres. Los bandos en liza apelan a la ciencia para fortalecer sus posiciones. Se dividen las familias, maridos y mujeres deciden no hablar del asunto, viejos amigos dejan de hablarse. Los políticos examinan los últimos sondeos para descubrir qué les dicta la conciencia. Entre tanto grito, resulta difícil que los adversarios se escuchen. Las opiniones se polarizan. Las mentes se cierran.
¿Es ilícito interrumpir un embarazo? ¿Siempre? ¿A veces? ¿Nunca? ¿Cómo decidir? Escribimos este artículo para entender mejor cuáles son las posturas enfrentadas y para ver si conseguimos hallar una posición que satisfaga ambas. ¿No existe término medio? Hay que sopesar los argumentos de uno y otro bando para determinar su consistencia y plantear supuestos prácticos, puramente hipotéticos en más de un caso. Si pareciera que algunos de estos supuestos van demasiado lejos, solicitamos del lector que tenga paciencia, pues estamos tratando de forzar las diversas posturas hasta su punto de ruptura a fin de advertir sus debilidades y fallos.
Cuando se reflexiona sobre ello, casi todo el mundo reconoce que no hay una respuesta tajante. Vemos que muchos partidarios de posturas divergentes experimentan cierta inquietud o incomodidad cuando se dualiza lo que hay detrás de los argumentos enfrentados (en parte por eso se rehúyen tales confrontaciones). La cuestión afecta con seguridad a interrogantes más hondos: ¿cuáles son nuestras responsabilidades mutuas?, ¿debemos permitir que el Estado intervenga en los aspectos más íntimos y personales de nuestra vida? ¿dónde están los límites de la libertad? ¿qué significa ser humano?
Respecto de los múltiples puntos de vista, existe la extendida opinión, sobre todo en los medios de comunicación que rara vez tienen el tiempo o la inclinación debidos para establecer distinciones sutiles de que sólo existen dos, “pro elección” y “pro vida”. Así es como se autodenominan los dos bandos contendientes y así los llamaremos aquí. En la caracterización más simple, un partidario de la elección sostendrá que la decisión de interrumpir un embarazo sólo corresponde a la mujer y que el Estado no tiene derecho a intervenir, en tanto que un antiabortista mantendrá que el embrión o feto está vivo desde el momento de la concepción, que está vida nos impone la obligación moral de preservarla y que el aborto equivale a un asesinato. Ambas denominaciones (pro elección y pro vida) se eligieron pensando en influir sobre quienes aún no se habían decidido: pocos desearán ser incluidos entre los adversarios de la libertad de elección o los enemigos de la vida. La libertad y la vida son, desde luego, dos de nuestros valores más apreciados, y aquí parecen hallarse en un conflicto fundamental.
Consideraremos sucesivamente estas dos posiciones absolutistas.
Un bebé recién nacido es con seguridad el mismo ser que justo antes de nacer. Existen pruebas sólidas de que un feto ya bien desarrollado reacciona a los sonidos, incluyendo la música, pero en especial a la voz de su madre. Puede chuparse el pulgar o sobresaltarse. De vez en cuando genera ondas cerebrales de adultos. Hay quienes afirman recordar su nacimiento o incluso el entorno uterino. Quizá se piense dentro del útero. Resulta difícil sostener que en el momento del parto sobreviene abruptamente una transformación hacia la personalidad plena. ¿Por qué, pues, debería considerarse asesinato matar un bebé el día después de nacer pero no el día antes?
En términos prácticos, esto es poco importante. Menos del 1% de los abortos registrados en Estados Unidos tienen lugar en los tres últimos meses del embarazo (y tras una investigación más atenta se descubre que la mayoría corresponden a abortos naturales o errores de cálculos), sin embargo, los abortos realizados durante el tercer trimestre proporcionan una prueba de los límites del punto de vista “pro elección”. ¿Abarca el “derecho innato de una mujer a controlar su propio cuerpo” el de matar un feto casi completamente desarrollado y que, a todos los fines, resulta idéntico a un recién nacido?
Creemos que muchos de quienes defienden la libertad reproductiva se sienten, al menos en ocasiones, inquietos ante esta pregunta, pero son reacios a planteársela porque es el comienzo de una pendiente resbaladiza. Si resulta inadmisible suspender un embarazo el noveno mes, ¿qué sucede con el octavo, el séptimo, el sexto…? ¿No cabe deducir que el Estado puede intervenir en cualquier momento si reconocemos su capacidad para actuar en un determinado momento del embarazo? Esto invoca el espectro de unos legisladores, predominantemente varones y opulentos, decidiendo que mujeres que viven en la pobreza carguen con unos niños que no pueden permitirse el lujo de criar; obligando a adolescentes a traer al mundo hijos para los que no están emocionalmente preparadas; diciendo a las mujeres que aspiran a una carrera profesional que deben renunciar a sus sueños, quedarse en casa y criar niños; y, lo peor de todo, condenando a las víctimas de violaciones e incestos a aceptar sin más la prole de sus agresores. Las prohibiciones legislativas del aborto suscitan la sospecha de que su auténtico propósito sea controlar la independencia y la sexualidad de las mujeres.
¿Con qué derecho los legisladores se permiten decir a las mujeres qué deben hacer con su cuerpo? La privación de la libertad de reproducción es degradante. Las mujeres ya están hartas de ser avasalladas. Sin embargo, todos estamos de acuerdo en que es justo que se prohíba el asesinato y que se imponga una pena a quien lo comete. Muy débil sería la defensa del asesino si alegara que se trataba de algo entre su víctima y él, y que eso no concernía a los poderes públicos. ¿No es deber del Estado impedir que se elimine un feto si ese acto constituye de hecho el asesinato de un ser humano? Se supone que una de las funciones del Estado es proteger al débil frente al fuerte.
Si no nos oponemos al aborto en alguna etapa del embarazo, ¿no existe el peligro de considerar a toda una categoría de seres humanos indigna de nuestra protección y respeto? ¿No es ésa una de las características del sexismo, el racismo, el nacionalismo y el fanatismo? ¿Acaso quienes se dedican a combatir tales injusticias no deberían evitar escrupulosamente que se cometa otra?
Hoy por hoy no existe el derecho a la vida en ninguna sociedad de la Tierra, ni ha existido en el pasado (con unas pocas excepciones, como los jainistas de la India): criamos animales de granja para su sacrificio, destruimos bosques, contaminamos ríos y lagos hasta que ningún pez puede vivir en ellos, matamos ciervos y alces por deporte, leopardos por su piel y ballenas para hacer abono, atrapamos delfines que se debaten faltos de aire en las grandes redes para atunes, matamos cachorros de foca a palos, y cada día provocamos la extinción de una especie. Todas esas bestias y plantas son seres vivos como nosotros. Lo que (supuestamente) está protegido no es la vida en sí, sino la vida humana.
Aun con esa protección, el homicidio ocasional es un hecho corriente en las ciudades y libramos guerras “convencionales” con un costo tan elevado que por lo general preferimos no pensar demasiado en ello. (Significativamente, suelen justificarse las matanzas en masa organizadas por los estados redefiniendo como subhumanos a nuestros adversarios de raza, nacionalidad, religión, e ideología). Esa protección, ese derecho a la vida, no reza para los 40.000 niños menores de 5 años que mueren cada día en el planeta por causa de inanición, deshidratación, enfermedades y negligencias que habrían podido evitarse.
La mayoría de quienes defienden el “derecho a la vida” no se refieren a cualquier tipo de vida, sino, especial y singularmente, a la vida humana. También ellos, como los partidarios de la elección, deben decidir qué distingue a un ser humano de otros animales y en qué momento de la gestación emergen esas cualidades específicamente humanas, sean cuales fueren.
Pese a las numerosas afirmaciones en contra, la vida no comienza en el momento de la concepción; es una cadena ininterrumpida que se remonta a los orígenes de la Tierra, hace 4.600 millones de años. Tampoco la vida humana comienza en la concepción, sino que es una cadena ininterrumpida que se remonta a los orígenes de nuestra especie, hace cientos de miles de años. Más allá de toda duda, cada espermatozoide y cada óvulo humano están vivos. Es obvio que no son seres humanos, pero lo mismo podría decirse de un óvulo fecundado.
En algunos animales, un óvulo puede desarrollarse hasta convertirse en un adulto sano sin la contribución de un espermatozoide. No sucede así, por lo que sabemos, entre los seres humanos, Un espermatozoide y un óvulo no fecundado comprenden conjuntamente toda la donación genética de una persona. En ciertas circunstancias, tras la fecundación pueden llegar a convertirse en un bebé. Sin embargo, la mayoría de óvulos fecundados aborta de modo espontáneo. La conclusión del desarrollo no está garantizada. Ni el espermatozoide ni el óvulo aislados, como así tampoco el óvulo fecundado, pasan de ser un bebé o un adulto potenciales. ¿Por qué, pues, no se considera asesinato destruir un espermatozoide o un óvulo si uno y otro son tan humanos como el óvulo fecundado producido por su unión, y en cambio sí se considera asesinato destruir un óvulo fecundado, aunque sólo sea un bebé en potencia?
De una eyaculación humana media surgen centenares de millones de espermatozoides (agitando la cola y a una velocidad de 12 cm por hora). Un hombre joven y sano puede producir en una o dos semanas espermatozoides suficientes para doblar la población humana de la tierra. ¿Significa esto que la masturbación es un asesinato en masa? ¿Qué decir, entonces, de las poluciones nocturnas o del simple acto sexual? ¿Muere alguien cuando cada mes se expulsa el óvulo no fecundado? ¿Deberíamos llorar todos esos abortos espontáneos? Muchos animales inferiores pueden desarrollarse en laboratorio a partir de una sola célula corporal. Las células humanas pueden ser objeto de clonación. (La cepa más famosa quizá sea la He La, bautizada así por Helen Lane, su donante.) a la luz de tal tecnología, ¿sería un crimen en masa la destrucción de células potencialmente clonables? ¿Y el derramamiento de una gota de sangre?
Todos los espermatozoides y óvulos son mitades genéticas de seres humanos potenciales.
¿Es preciso hacer esfuerzos heroicos por salvar y preservar a todos y cada uno, en razón de ese “potencial”? Existe desde luego, una diferencia entre suprimir una vida y no salvarla. También es muy distinta la probabilidad de supervivencia de un espermatozoide de la de un óvulo fecundado. Sin embargo, el absurdo de un cuerpo de ínclitos conservadores de semen nos lleva a preguntarnos si es el simple “potencial” que tiene un óvulo fecundado de convertirse en un bebé convierte realmente su destrucción en un asesinato.
A los enemigos del aborto les preocupa que, una vez autorizado el inmediato a la concepción, ninguna argumentación lo impida en cualquier momento subsiguiente del embarazo. Temen que un día resulte admisible matar a un feto que sea, inequívocamente, un ser humano. Tanto los partidarios de la elección como los de la vida (al menos algunos) se ven empujados a posiciones tajantes por su temor compartido a esa pendiente resbaladiza. Otra pendiente resbaladiza es aquella a la que llegan los antiabortistas dispuestos a hacer una excepción en el caso angustioso de un embarazo fruto de la violación del incesto.
Ahora bien, ¿por qué debería depender el derecho a la vida de circunstancias de la concepción? ¿Puede el Estado decidir la vida para la prole de una unión legítima y la muerte para la concebida por la fuerza o la coerción, cuando en ambos casos se trata de la vida de un niño? ¿Cómo puede ser esto justo? Por otra parte, ¿por qué no hacer extensiva a cualquier otro feto la excepción que se aplica a éstos? A tal motivo se debe en parte el que algunos antiabortistas adopten la postura, considerada indignante por muchas otras personas, de oponerse al aborto en cualquier circunstancia (excepto, quizá, cuando corre peligro la vida de la madre).
En todo el mundo, la causa más frecuente de aborto es, con mucho, el control de la natalidad. ¿No deberían, entonces, los adversarios del aborto distribuir anticonceptivos y enseñar su uso a los escolares? Ése sería un medio eficaz de reducir los abortos. Por el contrario, Estados Unidos se halla muy por detrás de otras naciones en el desarrollo de métodos seguros y eficaces de control de la natalidad y, en muchos casos, la oposición a tales investigaciones (y a la educación sexual) ha procedido de las mismas personas que se oponen al aborto.
La búsqueda de un criterio éticamente sólido y no ambiguo acerca de si el aborto es admisible en algún momento tienen profundas raíces históricas. Con frecuencia, y sobre todo en la tradición cristiana, esta búsqueda estuvo ligada a la cuestión del instante en que el alma penetra en el cuerpo, materia no demasiado susceptible de investigación científica y tema polémico incluso entre teólogos eruditos. Se ha afirmado que la infusión del alma tenía lugar en el semen antes de la concepción, durante ésta, en el momento en que la madre percibe por vez primera los movimientos del feto en su seno y el nacimiento mismo o incluso más tarde.
Cada religión tiene su doctrina. Entre los cazadores-recolectores no suele haber prohibiciones contra el aborto, y también era corriente en la Grecia y la Roma antiguas. Por el contrario, los asirios, más severos, empalaban en estacas a las mujeres que trataban de abortar. El Talmud judío enseña que el feto no es una persona y, en consecuencia, carece de derechos. Tanto en el antiguo Testamento como en el Nuevo, (que abundan en prohibiciones en extremo minuciosas, con respecto a la indumentaria, dieta y palabras) no aparece una sola mención que prohíba de modo específico el aborto. El único pasaje que menciona algo relevante en ese sentido (Éxodo 21:22) declara que si surge una pelea y una mujer resulta accidentalmente lesionada y aborta, el responsable debe pagar una multa.
Ni San Agustín ni Santo Tomás de Aquino consideraban homicidio el aborto en fase temprana (el último basándose en que el embrión no “parece” humano). Esta idea fue adoptada por la iglesia en el Concilio de Vienne (Francia) en 1312 y nunca ha sido repudiada. La primera recopilación de derecho canónico de la Iglesia Católica, vigente durante mucho tiempo (de acuerdo con el notable historiador de las enseñanzas eclesiásticas sobre el aborto, John Connery, S.J.) sostenía que el aborto era homicidio sólo después de que el feto estuviese ya “formado”, aproximadamente hacia el final del primer trimestre.
Sin embargo, cuando en el siglo XVII se examinaron los espermatozoides a través de los primeros microscopios, parecían mostrar un ser humano plenamente formado. Se resucitó así la vieja idea del homúnculo, según la cual cada espermatozoide era un minúsculo ser humano plenamente formado, dentro de cuyos testículos había otros innumerables homúnculos, y así ad infinitum. En parte por obra de esta mala interpretación de datos científicos, el aborto, en cualquier momento y por cualquier razón, se convirtió en motivo de excomunión a partir de 1869. Para la mayoría de los católicos resulta sorprendente que la fecha no sea más remota.
Desde la época colonial hasta el siglo XIX, en Estados Unidos la mujer era libre de decidir hasta que “el feto se movía”. Un aborto en el primer trimestre de embarazo, e incluso en el segundo, constituía, en el peor de los casos, una infracción. Rara vez se solicitaba una condena al respecto, y resultaba casi imposible de obtener, en parte porque dependía por entero del propio testimonio de la mujer acerca de si había sentido los movimientos del feto, y en parte por la repugnancia del jurado a declararla culpable por haber ejercido su derecho a elegir. Se sabe que en 1800 no existía en Estados Unidos una sola disposición concerniente al aborto. En la práctica totalidad de los periódicos (ya hasta en muchas publicaciones eclesiásticas) aparecían anuncios de productos abortivos, aunque el lenguaje empleado fuese convenientemente eufemístico.
Hacia 1900, en cambio, en todos los estados de la Unión, el aborto estaba vedado en cualquier momento del embarazo, excepto cuando fuese necesario para salvar la vida de la mujer. ¿Qué sucedió para que se produjera un cambio tan extraordinario? La religión tuvo poco que ver. Las drásticas transformaciones económicas y sociales que se producían en Estados Unidos estaban transformando la sociedad agraria en otra urbana e industrializada. Norteamérica estaba pasando de una de las tasas más altas de natalidad del mundo a una de las más bajas. Es innegable que el aborto desempeñó un papel en ello y estimuló fuerzas para su supresión.
Una de las más significativas fue la profesión médica. Hasta mediados del siglo XIX la medicina constituía una actividad sin reconocimiento oficial y sin supervisión. Cualquiera podía colocar un cartel a la puerta de su casa y autotitularse médico. Con el auge de una nueva elite médica de formación universitaria, ansiosa de incrementar el rango y la influencia de los facultativos, se constituyó la asociación Médica Americana. Durante su primera década la AMA empezó a presionar para que el aborto sólo pudiera ser efectuado por quienes poseyesen título facultativo. Los nuevos conocimientos en embriología, afirmaban los médicos, habían revelado que el feto era humano incluso antes de que la madre sintiese su presencia.
El asalto de la profesión médica contra el aborto no se debió a una inquietud por la salud de la mujer, sino, según se decía, por el bienestar del feto. Había que ser médico para saber cuándo resultaba moralmente justificable un aborto, porque la cuestión dependía de hechos científicos y médicos que sólo los facultativos comprendían. Al mismo tiempo, las mujeres quedaban excluidas de las facultades de medicina, donde habrían podido adquirir conocimientos tan arcanos. Tal como se desarrollaban las cosas, las mujeres nada tenían que decir acerca de la interrupción de sus propios embarazos. También correspondía a los médicos determinar si la gestación planteaba un riesgo para la mujer y quedaba enteramente a su discreción decidir qué era arriesgado y qué no lo era. Para la mujer rica, podía tratarse de un peligro para su tranquilidad emocional o incluso para su estilo de vida. La mujer pobre se veía a menudo obligada a recurrir al aborto clandestino. Así fue la ley hasta la década de los sesenta de este siglo, cuando una coalición de individuos y organizaciones, entre las que figuraba la AMA, trató de abolirla y restablecer los valores más tradicionales que se encarnarían en el caso Roe contra Wade.
Si uno mata deliberadamente a un ser humano, se dice que ha cometido un asesinato. Si el muerto es un chimpancé (nuestro más próximo pariente biológico, con el que compartimos el 99,6% de genes activos) cualquiera, entonces no es asesinato. Hasta la fecha, el asesinato se aplica sólo al hecho de matar seres humanos. Por eso resulta clave en el debate sobre el aborto la cuestión del momento en que surge la personalidad (o, si se prefiere, el alma). ¿Cuándo se hace humano el feto? ¿Cuándo emergen las cualidades distintivamente humanas?
Reconocemos que la fijación de un momento exacto tiene que pasar por alto las diferencias individuales. Por este motivo, si hay que trazar una línea, se debe proceder con cautela, es decir, pecar más por exceso que por defecto. Hay personas que se oponen al establecimiento de un límite numérico, y compartimos su inquietud, pero si tiene que existir una ley sobre esta materia, que represente un compromiso útil entre las dos posiciones extremas, hay que determinar, al menos aproximadamente, un período de transición hacia la personalidad.
Cada uno de nosotros partió de un punto. Un óvulo fecundado tiene aproximadamente el tamaño del punto que hay al final de esta frase. La unión trascendental de espermatozoide y óvulo suele tener lugar en una de las dos trompas de Falopio. Una célula se convierte en dos, dos se convierten en cuatro, etcétera (una aritmética exponencial de base 2). Hacia el décimo día el óvulo fecundado se ha trocado en una especie de esfera hueca que se encamina hacia otro reino, el útero. A su paso destruye tejidos, absorbe sangre de los vasos capilares, se baña en la sangre materna, de la que extrae oxígeno y nutrientes, y se fija como una especie de parásito a la pared del útero. Hacia la tercera semana, para cuando se produce la primera falta, el embrión en formación tiene dos milímetros de longitud y desarrolla varias partes del cuerpo. Sólo en esta etapa comienza a depender de una placenta rudimentaria. Recuerda algo a un gusano segmentado. Hacia el final de la cuarta semana ya mide unos cinco milímetros.
Es reconocible ahora como vertebrado, su corazón en forma de tubo comienza a latir, se advierte algo parecido a los arcos branquiales de un pez o un anfibio, y una cola pronunciada. Parece más bien una lagartija acuática o un renacuajo. Este es el final del primer mes de gestación. Hacia la quinta semana, cabe distinguir las grandes divisiones del cerebro. Se evidencia lo que más tarde serán los ojos y aparecen unos pequeños brotes que luego se transformarán en brazos y piernas. Hacia la sexta semana el embrión mide 13 milímetros. Los ojos permanecen todavía a los lados de la cabeza, como en la mayor parte de los animales, y la cara reptiliana posee unas hendiduras unidas que más tarde darán lugar a la boca y la nariz. Hacia el final de la séptima semana la cola casi ha desaparecido y se advierten ya caracteres sexuales (aunque ambos sexos parecen femeninos). La cara es de mamífero, pero un tanto porcina.
Hacia el final de la octava semana la cara semeja la de un primate, si bien aún no es del todo humana. En sus elementos esenciales ya están presentes la mayoría de las partes del cuerpo. La anatomía del cerebro inferior está bien desarrollada. El feto revela respuestas reflejas a estímulos sutiles. Hacia la décima semana la cara tiene ya un aspecto inconfundiblemente humano. Comienza a ser posible distinguir niños de niñas. Las uñas y las grandes estructuras óseas no resultan evidentes hasta el tercer mes. Hacia el cuarto mes se puede diferenciar la cara de un feto de la de otro. En el quinto mes la madre suele sentir sus movimientos. Los bronquiolos pulmonares no empiezan a desarrollarse hasta aproximadamente el sexto mes y los alvéolos aún más tarde.¿Cuándo accede, pues, un feto a la personalidad, habida cuenta de que sólo una persona puede ser asesinada? ¿Cuándo la cara se torna claramente humana, cerca del final del primer trimestre? ¿Cuándo reacciona ante estímulos, también al final del primer trimestre? ¿Cuándo se torna lo bastante activo para que la madre lo sienta, hacia la mitad del segundo trimestre? ¿Cuándo los pulmones alcanzan un grado de desarrollo suficiente para que el feto pueda respirar por sí mismo, llegado el caso, el aire exterior?Lo malo de estos hitos del desarrollo no es sólo que sean arbitrarios: más inquietante resulta el hecho de que ninguno implica características exclusivamente humanas, al margen de la cuestión superficial de la apariencia facial. Todos los animales reaccionan ante los estímulos y se mueven a su antojo. Muchos son capaces de respirar. Sin embargo, eso no impide que los matemos por miles de millones. Los reflejos, el movimiento y la respiración no son lo que nos hace humanos.Otros animales nos superan en velocidad, fuerza, resistencia, a la hora de trepar, excavar o camuflarse, en vista, olfato, oído, o en el dominio del aire o del agua. Nuestra única gran ventaja es el pensamiento. Somos capaces de reflexionar, de imaginar acontecimientos que todavía no han sucedido, de concebir cosas. Así fue como inventamos la agricultura y la civilización. El pensamiento es nuestra bendición y nuestra maldición, y nos hace ser lo que somos. El pensamiento tiene lugar, desde luego, en el cerebro, sobre todo en las capas superiores de la “materia gris” replegada que llamamos corteza cerebral. Cerca de 100.000 millones de neuronas cerebrales constituyen la base material del pensamiento. Las neuronas están unidas entre sí y sus conexiones desempeñan un papel crucial en lo que llamamos pensamiento, pero la conexión a gran escala de las neuronas no empieza hasta el sexto mes de embarazo.Mediante la colocación de electrodos inofensivos en la cabeza de un individuo, los científicos pueden medir la actividad eléctrica emanada de la red de neuronas cerebrales. Diferentes tipos de acción mental revelan distintas clases de ondas cerebrales, pero las pautas regulares típicas del cerebro humano de un adulto no aparecen en el feto hasta cerca de la trigésima semana del embarazo, hacia el comienzo del tercer trimestre. Hasta entonces, los fetos, por vivos y activos que parezcan, carecen de la necesaria arquitectura cerebral. Todavía no pueden pensar.Aceptar que se puede matar cualquier criatura viva, en especial una que más tarde tal vez se convierta en un bebé, es problemático y doloroso, pero hemos rechazado los extremos “siempre” y “nunca”, y eso nos coloca, querámoslo o no, en la pendiente resbaladiza. Si tenemos que optar por un criterio de desarrollo, aquí es donde hay que trazar la raya: cuando se hace posible un mínimo asomo de pensamiento característicamente humano.Se trata, en realidad, de una definición muy conservadora, rara vez se encuentran en un feto ondas cerebrales regulares. Serían útiles nuevas investigaciones (también comienzan tardíamente las ondas cerebrales bien definidas durante la gestación de fetos babuinos y ovejas). Si pretendemos que el criterio sea todavía más estricto para tomar en consideración el desarrollo cerebral precoz de algún feto, podemos trazar la raya a los seis meses. Ahí es en donde la trazó el Tribunal Supremo de Estados Unidos en 1973, aunque por razones completamente diferentes. Su decisión en el caso Roe contra Wade modificó la legislación estadounidense sobre el aborto, que lo permite a petición de la mujer sin limitaciones durante el primer trimestre y, con ciertas restricciones encaminadas a proteger su salud, en el segundo trimestre y autoriza a los estados a prohibir el aborto en el tercer trimestre, excepto cuando exista una seria amenaza para la vida o la salud de la mujer. En la decisión de Webster de 1989, el Tribunal Supremo se negó explícitamente a revocar la sentencia del caso Roe contra Wade, pero de hecho invitó a las 50 legislaturas estatales a que decidiesen por su cuenta.¿Cuál fue el razonamiento en el caso Roe contra Wade? No reconocía peso legal a lo que suceda con los niños una vez nacidos o con la familia. El tribunal determinó, en cambio, que el derecho de una mujer a la libertad de reproducción se halla protegido por la garantía constitucional de su intimidad. Ahora bien, ese derecho no es omnímodo. Hay que sopesar la garantía de intimidad de la mujer y el derecho a la vida del feto, y cuando el tribunal consideró la cuestión otorgó prioridad a la intimidad en el primer trimestre y a la vida en el tercero. La transición no se estableció según las consideraciones tratadas hasta ahora en este capítulo: cuándo sucede la “infusión del alma” o en qué momento reviste el feto suficientes rasgos humanos para ser protegido por la legislación contra el asesinato. El criterio adoptado fue, por el contrario, si el feto podía vivir fuera de la madre. Esto es lo que se denomina “viabilidad “, y depende en parte de la capacidad de respirar. Sencillamente, los pulmones no están desarrollados y el feto no puede respirar (por muy perfeccionado que fuese el pulmón artificial de que se le dotase) hasta cerca de la vigésimo cuarta semana, hacia el comienzo del sexto mes. Es por esto por lo que la legislación estadounidense permite a los estados prohibir los abortos en el tercer trimestre. Se trata de un criterio muy pragmático.Según la argumentación, si en una cierta etapa de la gestación pudiese ser viable el feto fuera del útero, entonces su derecho a la vida se impondría al derecho de la mujer a la intimidad. Ahora bien, ¿qué significa “viable”? Incluso un recién nacido a término no es viable sin cuidado y cariño considerables. Hace tan solo unas décadas, antes de las incubadoras, la viabilidad de los bebés nacidos en el séptimo mes era improbable. ¿Hubiera sido admisible entonces abortar en el séptimo mes?¿Se tornaron de repente inmorales los abortos en el séptimo mes tras la invención de las incubadoras? ¿Qué sucederá si en el futuro se desarrolla una nueva tecnología que permita a un útero artificial mantener un feto vivo incluso antes del sexto mes, proporcionándole oxígeno y nutrientes a través de la sangre (como hace la madre a través de la placenta)? Reconocemos que es improbable que vaya a existir esa tecnología a corto plazo o que llegue a estar al alcance de gran número de personas, pero ¿sería entonces inmoral abortar antes del sexto mes cuando antes no lo era? Una moralidad que depende de la tecnología y cambia con ésta es una moralidad frágil y, para algunos, inaceptable. Es más, ¿por qué han de ser la respiración, el funcionamiento de los riñones o la capacidad de resistir las enfermedades, por ejemplo, justificativos de la protección legal? ¿Sería admisible matar un feto que revelase pensamientos y sentimientos pero que no fuera capaz de respirar? A nuestro juicio, el argumento de la viabilidad no puede determinar de manera coherente cuándo son admisibles los abortos. Se requiere otro criterio. Una vez más, ofrecemos la consideración del primer atisbo de pensamiento humano.Puesto que, por término medio, el pensamiento fetal comienza a manifestarse incluso después del desarrollo fetal de los pulmones, creemos que la sentencia del caso Roe contra Wade fue una decisión buena y prudente respecto de una cuestión compleja y difícil. Con la prohibición del aborto en el último trimestre (excepto en los casos de grave necesidad médica ) se alcanza un equilibrio justo entre las reivindicaciones enfrentadas de la libertad y de la vida.