lunes, 13 de abril de 2015

DEJEN YA DE ASESINARNOS



Estas semanas han sido trágicas. Seis mujeres han sido víctimas de violencia de género, asesinadas brutalmente por quienes habían sido sus compañeros sentimentales.

Lo que resulta insoportable para cualquier colectivo, se naturaliza con las mujeres. Alrededor de 800 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas desde 2003. Detrás de cada acto de violencia se esconde una idea de infravaloración de las mujeres. Detrás de cada insulto y de cada golpe, subyace ideología machista. Por esta razón resulta sorprendente que una institución como la Guardia Civil publicase a través de su cuenta oficial de twitter un cartel equiparando la violencia sufrida por las mujeres a la de los hombres. Rectificar es de sabios, aunque sea por presión social. No se pueden ningunear años de investigaciones que evidencian que la violencia de género es una manifestación de la cultura patriarcal para controlar y corregir los comportamientos de las mujeres que no se ajustan a las expectativas de sus compañeros.

La semana pasada se publicó un avance de los resultados de la Macroencuesta Violencia contra la Mujer 2015 elaborada por el Gobierno en colaboración con el CIS. La encuesta señala que el 12,5% de las mujeres españolas mayores de 16 años han sufrido violencia física o sexual por parte de sus parejas o ex parejas a lo largo de su vida. Hablamos de la friolera de 2,5 millones de mujeres. Y si miramos qué pasa con la juventud, vemos que un 25% de las menores de 25 años ha sufrido violencia de género.

Son muchas las resistencias machistas para darle al fenómeno de la violencia contra las mujeres la dimensión que le corresponde: una dimensión global y de estado. Los machismos han encontrado altavoces perfectos a través de las tribunas, medios de comunicación y grupos organizados de la derecha. Desde el mito de las denuncias falsas, desmontando por el Consejo General del Poder Judicial, a la minimización del fenómeno de la violencia -¿quién no recuerda a Toni Cantó calumniando a las víctimas de violencia de género?- pasando por los que promueven pseudo síndromes, como el de la alienación parental (promovido por un pro-pedófilo como Richard Gardner que desarrolló toda su teoría para colaborar con el abogado defensor de pederastas). Tal síndrome no está reconocido por la comunidad científica, pero sin embargo es alegado por abogados en litigios de custodias para culpabilizar y sancionar a las madres.

El pasado 15 de octubre, España recibió en Ginebra una de las menciones de honor del Premio de Políticas de Futuro (Future Policy Award 2014) que las instituciones ONU Mujeres, World Future Council y la Unión Interparlamentaria conceden a las mejores leyes y políticas del mundo que persigan poner fin a la violencia ejercida contra las mujeres y las niñas. Las tres instituciones consideraron que la legislación española, en concreto la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, es una de las más importantes y eficaces normas para combatir y erradicar la violencia sexista en todo el mundo. Sin embargo, la falta de voluntad política motivada por el anti-feminismo del Gobierno del PP nos ha hecho retroceder décadas en la lucha contra la desigualdad de género. La ley Integral está amenazada y los continuos recortes presupuestarios en materia de igualdad en general (33% en esta legislatura) y de violencia de género en particular (22%) no han ayudado. En Baleares, no tenemos aprobada una nueva ley de igualdad simple y llanamente porque los cruzados del Instituto de Política Familiar, vinculado al Opus Dei, no han querido. El presidente José Ramón Bauzá ha consentido que el fundamentalismo de los “chicos del te balear” marcasen la política de igualdad y familiar de esta comunidad autónoma. Promulgando una ley de protección de la maternidad que promueve los embarazos forzados para dar en adopción. Se parece demasiado a una versión moderna de “Sor María” institucionalizada.

Si queremos acabar con la violencia de género hemos de hacer aflorar todo lo que la sostiene. Ideología sexista, prejuicios, actitudes, mitos pero también políticas. Esta semana Pedro Sánchez ha propuesto un gran acuerdo institucional contra la violencia de género. No he escuchado a ningún otro líder político reivindicarlo, ni por la izquierda, ni por la derecha.

Es fundamental reimpulsar el Institut Balear de la Dona para que sea un referente en la lucha contra el sexismo y la violencia de género en todas sus manifestaciones. Un Instituto visible, presente en la agenda pública y que coordine políticas de prevención sobre todo con los jóvenes. Tan importante como volver a poner en marcha una Dirección Insular de Igualdad del Consell de Mallorca que coordine a nivel local las políticas feministas y trabajemos desde la base y la proximidad la socialización igualitaria. Una sociedad decente no se puede permitir que se maltrate a las mujeres.



domingo, 5 de abril de 2015

Desclasados



Hace unos días leía un excelente artículo de Joaquín Estefanía titulado “Guerra en la clase media”. En él, hacía alusión a que la lucha de clases se ha convertido en la envidia dentro de la clase. En una sociedad precarizada y dual cualquier trabajador fijo, funcionario o con contrato indefinido ha pasado a ser perversamente catalogado como “privilegiado”. Tal desenfoque para identificar los verdaderos responsables de la crisis económica viene de la mano de toda una artillería ideológica neoliberal que nos envuelve como un mantra. La primera trampa es creer en la imposibilidad de reducir la desigualdad a nivel global, por lo que las reformas estructurales se deben hacer vía devaluación salarial y reducción del gasto social. La segunda trampa es que la única redistribución posible es la interna, sólo en el interior del mundo del trabajo y en el seno de las clases medias, nada de poder trasferir del capital al trabajo o de los ricos a los pobres. La tercera trampa ideológica implica la eliminación de parte de derechos de los trabajadores establecidos prometiendo trabajo a quien no lo tiene y mejoras a quien lo tiene precario.

El desclasamiento de los trabajadores, políticos y sociólogos ha ido aparejada a la lucidez de clase grandes inversores, especuladores y corporaciones financieras respecto a su posición dominante. Tanto es así, que el dueño de la tercer fortuna del mundo, Warren Buffet llegara a afirmar sin ruborizarse: “hay una guerra de clases, pero es mi clase, la de los ricos, la que está haciendo la guerra y la estamos ganando”.

El teórico social David Harvey ha analizado la actual crisis económica y las correspondientes terapias de shock económicas y social como estrategias por parte de las élites dominantes para restaurar, reafianzar o construir un contundente poder de clase. Tal autor analiza las causas de la desigualdad exponiendo que el neoliberalismo, más que generar riqueza y renta, la redistribuye de abajo-arriba a través de mecanismos de “acumulación por desposesión”, un proceso de acumulación de las élites que abarcan desde la mercantilización y privatizaciones de tierras -que generan desplazamientos masivos de campesinos- la transformación en derechos de propiedad en propiedad privada, la eliminación de modos de producción autóctonos, a través de la deuda de los países o del uso del sistema de crédito como medio drástico de acumulación por desposesión. Actualmente se le añaden las reducciones o eliminaciones de conquistas sociales.

La acumulación por desposesión tiene cuatro aspectos principales: la privatización y mercantilización; la financiarización, que después de los ochenta se vuelve enormemente especulativa; la gestión y manipulación de la crisis -siendo el factor de la deuda el principal instrumento de desposesión- que ha evolucionado hacia el “fino arte” de la transferencia de dinero de los países pobres a los ricos, sea a nivel mundial o europeo; y las redistribuciones estatales que están invirtiendo las dinámicas de años atrás que con el liberalismo embridado se habían conseguido y que implicaban una redistribución equitativa de la riqueza. Tales redistribuciones se producen a través de las privatizaciones, disparando la especulación y gentrificación y grandes desplazamientos hacia la periferia, pero también a través e la política tributaria, deducciones fiscales, amnistías fiscales a las rentas más altas, etc.

La Escuela de Chicago con Milton Friedman a la cabeza vio en las catástrofes y crisis económicas “grandes oportunidades” para conseguir estados sin restricciones al capitalismo y privatizaciones. El resultado de treinta años de proceso neoliberalizador es que el 1% de la población mundial acumula más riqueza que el otro 99%. El 1% más rico tendrá en 2016 más del 50% de toda la riqueza del planeta. España es el segundo país más desigual de Europa, tan solo por detrás de Letonia. El 1% de la población española concentra más riqueza que el 70% más pobre.

Con este panorama de desigualdad creciente la propuesta de Pedro Sánchez de una reforma fiscal de izquierdas donde no se suba un céntimo a las clases medias y populares y sí suba impuestos a quienes no pagan actualmente, es urgente. Tal reforma nos permitiría recaudar 6.000 millones más que se destinarían a políticas sociales. La idea es integrar el impuesto de patrimonio dentro del IRPF para gravar todas las rentas del contribuyente, toda su riqueza. Se reformará el impuesto de sucesiones y donaciones, con un mínimo común para todas las autonomías, evitando así una carrera fiscal a la baja, se establecerá algún tipo de renta imputada en los fondos de inversión y en las sicav, que en algunos casos nunca pagan nada. Para evitar tributaciones tan bajas, habrá un sueldo mínimo del 15% del resultado contable en Sociedades, para ingresar 2.500 millones más. A su vez, propone bajar el IVA cultural del 21% al 5% y al 4% algunos productos de primera necesidad. Y se recortarán drásticamente las desgravaciones de los planes de pensiones, que ahora van a los más ricos.

Hacer frente a la desigualdad es uno de los mayores retos políticos que tenemos por delante como sociedad. Repartir con equidad entre las distintas clases sociales evitando las disfunciones que a día de hoy se producen. Según la OCDE en España el 20% de la población con renta más baja recibe apenas un 10% del total del gasto público social, mientras el 20% de la más rica recibe algo más del 25%. Focalizar bien las políticas re-distributivas tocando a los ricos y su riqueza y no plantear políticas que miren de reojo los derechos de las clases medias y populares es imprescindible para mantener la equidad y la solidaridad, tan erosionada por las recetas de la derecha.

miércoles, 11 de marzo de 2015

REGRESIONES



La historia está llena de regresiones e involuciones. Pequeños pasos hacia delante para luego estancarse o retroceder en el tiempo.

Como buena hija de la democracia y ciudadana de un país que se había trasfigurado tanto en tan poco tiempo, alcanzando grandes cotas en bienestar, educación, con una sanidad pública envidiable y un sistema justo de protección social- pensé que las personas de mi generación íbamos a vivir mejor que nuestros padres. Ni que decir tiene, que le íbamos a dejar una mejor sociedad a nuestros hijos. Me equivocaba. Y es que historia y progreso no van de la mano.

La dibujante Marjan Satrapi nos lo recuerda ácidamente en su cómic “Persépolis”.A través de los ojos de una niña nos narra cómo su mundo se desvanece con la llegada de la República Islámica en Irán y debe exiliarse con su familia. Resulta paradójico que esto sucediera el año que firmábamos nuestra Constitución. Nosotros salíamos de un pasado oscuro e Irán se sumía en un pasado mítico que nunca existió. Sus mujeres, independientes, formadas, con un gran número de ingenieras y catedráticas, perdían derechos de la mano del fundamentalismo.

Jean Jacques Rousseau se preguntaba en el siglo S.XVIII si progreso y el desarrollo moral de los pueblos iban de la mano. Dos siglos después Carlo M. Cipolla en su Historia económica de la población mundial afirmaba: “Adiestrar a un salvaje en las técnicas avanzadas no lo convierte en una persona civilizada; no hace más que transformarlo en un salvaje eficiente”. Y prosigue “El progreso ético, debe acompañar el desarrollo técnico y económico.”

Si traigo a colación estas reflexiones es porque al hilo del Día Internacional de las Mujeres quiero recordar que las conquistas sociales, políticas y democráticas son muy frágiles. Especialmente las que nos conciernen a las mujeres. Hemos comprobado en propias carnes cómo la crisis económica ha servido como coartada para emprender contrareformas ideológicas neoconservadoras. Ataques a nuestra libertad, derechos sexuales y reproductivos y al universo simbólico feminista. Una ola de neoconservadurismo cultural nos envuelve bajo la apariencia de empoderamiento y liberación sexual. Manda el mercado, donde hemos entrado como consumidoras hipersexualizadas. La industria ha instrumentalizado el movimiento feminista y performativizado nuestra sexualidad dentro de un orden narrativo que es más de lo mismo. Que 50 Sombras de Grey se haya convertido en todo un fenómeno de masas es sólo un síntoma. Fetichismo y sublimación acrítica de la violencia de género y la dominación masculina -con mucho glamour y bajo la mascarada de la libertad y el consentimiento- pero abuso y control en definitiva. Mientras tanto, el ministro Wert vuelve a introducir el catecismo en las aulas y el creacionismo puntuará tanto como la evidencia científica.

Walter Benjamin teorizó sobre la historia, la justicia y el tiempo. Sostenía que la historia la escriben los vencedores y que el modelo occidental ha negado y ocultado el derecho a los vencidos. El sentido de la historia es para Benjamin la ruptura de su aparente continuidad, en donde el repentino surgimiento de lo imprevisible revela un fragmento de su verdad original. Crítico con la idea de progreso en sentido teleológico llegó a ver en él una catástrofe. De ahí su devoción por el cuadro de Paul Klee “Angelus Novus” y su famosa teoría del ángel de la historia, el devenir histórico como ciclo de desesperación. Para romper este ciclo debe mirarse a los ojos de los oprimidos, los vencidos y las olvidadas en el pasado. Recuperar su memoria y dignidad desde el presente, planteando una nueva concepción temporal de lo abierto y pleno. Desde esta mirada el momento para la ética y la política no es el mañana, es ahora.

Lecciones muy vigentes cuando vemos cada día cómo los perdedores de la globalización neoliberal cada día son más y están peor. Lejos de restituir a las víctimas, las seguimos agraviando. La mejor justicia es aprender del pasado, para no repetirlo. Se nos plantea en estos precisos momentos una urgencia ética y política: dignificar la memoria de las víctimas y apuntalar los derechos sociales, laborales, políticos y libertades que corren el riesgo de desvanecerse y formar parte de los libros de historia. 

Publicado en El Periscopi.

miércoles, 25 de febrero de 2015

UN PROJECTE PEL CANVI SEGUR



Aquest passat cap de setmana els Socialistes de Mallorca hem celebrat una Convenció Municipal on hem pogut debatre i aprovar les línies mestres del municipalisme i del Consell Insular pels propers anys. La Convenció ha estat la conclusió d'un procés de participació ciutadana sense precedents, a través de les diferents Assemblees Obertes que hem fet arreu de tota Mallorca, el que ens ha permès contrastar idees i sensacions amb més de mil persones, escoltar el que els ciutadans i ciutadanes dels nostres municipis reclamen, percebre de manera directa les seves mancances i necessitats, recollint-les així en el document que finalment hem aprovat amb més de 300 propostes. 

El què ens reclamen els ciutadans i ciutadanes és molt bàsic. No volen macroprojectes ni grans pressupostos. No volen pompositats. Volen feina i viure decentment, volen el millor per les seves famílies, un futur pels seus fills i filles, uns serveis públics que funcionin, uns Ajuntaments i Consell que els hi donin resposta quan ho necessiten.

Per poder donar resposta a les inquietuds ciutadanes i des de la convicció de què les institucions, quant més properes millor, volem enfortir els Ajuntaments -com a vertebradors de la cohesió social- i el Consell de Mallorca -com Ajuntament d'Ajuntaments i òrgan de govern de Mallorca-.

A Mallorca la nostra indústria és el turisme, ara bé, necessitam altre turisme. Un turisme que posi en valor l'entorn, que sigui sostenible i competitiu, que generi llocs de treball de qualitat i redistribueixi la riquesa que genera. Sabem que el nostre gran mal és l'estacionalitat. Per això, impulsarem l'altra Mallorca, el destí de qualitat, la promoció dels trets diferencials com la cultura, el patrimoni natural, el paisatge, turisme esportiu i la nostra Serra de Tramuntana. També cal apostar per nous sectors i activitats emergents, com l'audiovisual a través de la Mallorca Film Comission, les noves tecnologies, les activitats lligades a l'agricultura i ramaderia, el paisatge i el producte local. Una destinació de qualitat és incompatible amb la importació de fems, per això aturarem, des del minut ú, la importació de fems estrangers, revocant les autoritzacions que permeten importar residus d'Irlanda, Colari i Tufino i modificarem el contracte amb TIRME per tal de treure del seu àmbit d'aplicació el tractament i la incineració de fems estrangers.

A diferència del què ha fet el Partit Popular, que ha quedat de mans plegades per ajudar a estimular l’economia, impulsarem “Plans de xoc d'ocupació local”, “Pactes socials de responsabilitat social corporativa” entre els Ajuntaments i les empreses que fan feina al municipi i tornarem a potenciar les figures dels Agents de Desenvolupament Local per tal de donar suport a l'activitat econòmica dels pobles. Posarem en marxa projectes per aturats de llarga durada, amb activitats de formació i treballarem d’una manera valenta i decidida contra l'explotació laboral i contra la precarietat. Per això, incidirem molt en la contractació de qualitat i amb salaris dignes, mitjançant la inclusió de clàusules socials que contemplin la contractació a les plantilles de persones en exclusió social o col·lectius de difícil ocupabilitat, com són els majors de 45 anys. Estarem especialment vigilants en el fet de que les empreses adjudicatàries compleixin amb les seves obligacions salarials i els drets laborals, tant en el procés de contractació com execució del contracte, i no admetrem que les baixes en els preus de contractació que realitzin les empreses recaiguin sobre les esquenes dels treballadors i treballadores, que són la baula més dèbil de la cadena.

A nivell social el nostre compromís és bloquejar fins derogar la reforma de l’administració local de Mariano Rajoy, que cerca allunyar i privatitzar els serveis públics. Mantindrem les competències socials dels Ajuntaments, aprovarem la cartera de serveis socials perquè tothom sàpiga quins drets té i posarem en marxa, en els primers tres mesos de govern, un Pla contra la pobresa, especialment la infantil. Impulsarem la llei de dependència, amb un Pla d'inversions a les residències, per tal de reconvertir places per a persones amb dependència, i disminuirem llistes d'espera. Inclourem Mallorca a la xarxa de ciutats amigables i accessibles, amb un compromís de crear un departament d'accessibilitat dins la conselleria competent i impulsarem la igualtat de gènere a través dels Plans d’Igualtat i la Direcció Insular d’Igualtat.

Quan milers de famílies no han pogut encendre la calefacció ni fer front a les factures d’energia han trobat enfront uns governs que han reduït la partida en emergències socials. La nostra proposta és que cap família en situació de pobresa es vegi sense subministrament energètic bàsic (aigua, electricitat, gas) per no poder pagar les seves factures. Per atendre aquestes necessitats crearem d'immediat un Servei d'Urgències Socials les 24 hores 365 dies, per atendre persones en situació d'emergència social, violència de gènere, desnonaments o manca de diners per pagaments urgents. Impulsarem també lloguers socials amb entitats bancàries, entitats sense ànim de lucre i propietaris.

Els mallorquins i mallorquines valoren i respecten el paisatge, el volen gaudir. No entenen l’obsessió malaltissa d’aquesta dreta per destrossar-lo. Ens reclamen un urbanisme assenyat, una bona política de mobilitat i de transport públic. La idea és reforçar els serveis de transports intermunicipals entre els pobles i els centres educatius de referència, un transport públic que faciliti la connexió entre els diferents nuclis urbans del poble, fora vila i Ciutat. Tendrem especial cura de les polítiques de residus i de l’aigua. Ens comprometem a estudiar la viabilitat de remunicipalitzar aquest servei públic, entenent que es tracta d'un dret essencial i no únicament d’un bé de consum. En la lluita contra el canvi climàtic proposam el “Pacte de Batles i Batlesses per a un nou model energètic” que integri sistemes de residus de recollida porta a porta, gestió de la fracció orgànica per generar compost de qualitat per a ús domèstic i implantació de sistemes de dipòsit, devolució i retorn. Modificarem normatives per aplicar el principi “qui contamina, paga” i introduirem clàusules ambientals que promoguin la contractació de fonts renovables, vehicles elèctrics, parcs renovables a zones de baix impacte, plans de mobilitat urbana, etc.

Els Ajuntaments han de facilitar-li la vida a la gent i ser accessibles en diferents horaris. Per tant, els seus espais oferiran algun capvespre atenció ciutadana i adaptaran les seves escoletes a les necessitats reals de conciliació familiar. No té sentit tenir espais públics com escoles tancades els horabaixa, per tant, obrirem aquests espais pels infants, joves, amb activitats d’oci alternatiu i familiar. Les institucions s'han de convertir en baluards de la defensa de les llibertats ciutadanes. Per tant, ens oposarem i derogarem les anomenades “ordenances cíviques”, que han servit com a coartada ideològica per retallar llibertat d'expressió i altres drets. Apostam per sistemes de control de qualitat democràtica, per tal que la ciutadania pugui fiscalitzar més i millor l'acció de govern, amb mecanismes d'elaboració de pressuposts participatius, Consells i/o Assemblees Ciutadanes  i la creació de la figura del Defensor de la Ciutadania allà on sigui possible. A través de les webs municipals facilitarem informació municipal i relativa als membres de la corporació, com l’agenda pública, declaracions d'ingressos i patrimonis i el currículum dels regidors. Els plens es realitzaran en horari de capvespre per fomentar la participació ciutadana, amb retransmissió on line o per la ràdio local. Per facilitar la participació crearem la figura “regidor+1” on qualsevol entitat o ciutadà podrà exposar al ple punt de vista sobre les qüestions que es tractin. 

He pogut fer només un tast del nostre full de ruta progressista pels propers anys, propostes sòlides, treballades i contrastades que tornin la il·lusió i la dignitat als ciutadans i ciutadanes de Mallorca. Si volen llegir el document en la seva totalitat, els hi convit a visitar la nostra web: http://convenciomunicipal.conferenciapsib2015.org/


miércoles, 18 de febrero de 2015

¿PERO DE QUÉ RECUPERACIÓN HABLAN?


Existe una teoría llamada “trickle down effect”, en castellano “efecto goteo” que presupone que al producirse crecimiento económico, éste acaba llegando a las capas inferiores. Imagínense unas copas de champán colocadas unas encimas de otras. A medida que se van llenando las copas de champán éste rebosa y va pasando a la copa siguiente. Como metáfora es muy ilustrativa de lo que la teoría económica ha creído que pasaba en nuestra sociedad, de que si a los ricos les iba muy bien, a los demás, por ende, también les iría bien. Nos equivocábamos.

Si cuando la economía iba boyante el crecimiento económico no fue garantía suficiente para la reducción de las desigualdades, en un escenario de austeridad y recortes el panorama es desolador. Informes recientes sobre la desigualdad global como el de UNICEF (2012) desvelan que los 61 millones de personas más ricas -el 1% de la población global- tienen la misma cantidad de ingresos que los 3.500 millones más pobres (56%). La globalización ha generado dinámicas de segmentación de la fuerza de trabajo global, marginación, exclusión y empobrecimiento. Ha erosionado las políticas redistributivas y la solidaridad y polarizado a las sociedades entre ricos y pobres, tanto dentro como fuera de las fronteras. Es lo que Manuel Castells denomina una nueva “arquitectura social” que divide a la humanidad en élites, burguesía, marginados y empobrecidos, corta transversalmente los lindes territoriales y culturales y reordena el mundo en dos categorías: los ganadores y perdedores de la globalización.

La reforma laboral ha consagrado la precariedad en nuestro mercado laboral dando lugar una nueva categoría social, el “precariado”, trabajadores pobres. Sin irnos más lejos, el año pasado en Baleares hubo casi 20.000 personas que trabajaron un máximo de 10 horas semanales. Desde 2011 han subido nada más y nada menos que un 60% los contratos de este tipo, que afectan especialmente a jóvenes y mujeres. Jóvenes y mujeres sin presente y sin futuro. Pues la precariedad de hoy es la pobreza en la vejez del mañana.

Ha crecido con fuerza también la cifra de asalariados cuya jornada oscila entre las 11 y las 20 horas semanales, mientras las jornadas laborales de 21 a 30 horas descienden y los empleos de jornada completa y mejor retribuidos quedan congelados.

Cada día vemos cómo nuestros mayores tienen que elegir entre medicarse o sostener a sus familias. Este invierno, muchas familias no han podido ni encender la calefacción. El informe de la Asociación de Ciencias Ambientales cifraba en 63.000 personas las que no pudieron en 2012 mantener sus hogares a una temperatura adecuada. Es alarmante el repunte de personas sin techo que vemos por la ciudad, personas que han perdido sus casas y se encuentran sin protección social , pues 3 de cada 4 personas desempleadas están desprotegidas actualmente.

Son los rostros de la desigualdad, que evidencian un escenario muy alejado de la euforia de la derecha.

¿De qué recuperación hablan nuestros gobernantes? ¿Quién se está recuperando? Porque si sólo nos fijamos en indicadores como que Baleares lideró en 2014 la venta de embarcaciones de recreo en España incurrimos en lo que en lógica se llama una “falacia de composición” o lo que es lo mismo, tomar la parte por el todo. Reaparece la teoría de la copa de champán. Que una pequeña minoría adinerada pueda lucir este verano su yate o lancha, no significa que la recuperación haya llegado a todos. Sin recuperación justa no habrá salida de la crisis.

Y aquí está el reto. Una salida justa y solidaria de la crisis. Porque demasiada gente se ha quedado tirada en la cuneta con las políticas neoliberales que han sacrificado la equidad y cohesión social.

Para acabar con la pobreza y la desigualdad hemos de cambiar de políticas. Apostar por un desarrollo económico diferente y por un mercado laboral más justo. Por ello, debemos derogar la reforma laboral y recuperar la negociación colectiva, además de impulsar un nuevo Estatuto de los Trabajadores.

El SOIB ha de ser útil a los ciudadanos y ciudadanas. Nuestra apuesta pasa por destinar a políticas laborales el 4% del presupuesto autonómico. Por que a en el plazo de un mes, cualquier parado/a tenga un diagnóstico de su situación y un itinerario personalizado. Con planes de choque, destinados a jóvenes -programas de segunda oportunidad- y también para mayores de 45 años, a través de un programa mixto de empleo que abarque a 5000 personas.

Baleares se ha convertido en tierra de precariedad y explotación, por ello elaboraremos un plan de erradicación de la explotación laboral a través de la Inspección de Trabajo, vigilando los contratos a tiempo parcial, los tiempos de trabajo y las horas extra, tomando medidas para evitar la discriminación salarial entre mujeres y hombres.

Trabajaremos para atraer más turismo más meses y de mejor calidad. Que revalorice el paisaje y el territorio. Diversificando producto y regulando el alquiler turístico y el todo incluido desde parámetros de calidad. En paralelo, desarrollaremos un plan industrial a una década vista que re-adapte a las nuevas realidades tecnológicas producciones tradicionales, con un Plan de ciencia y de inversión del 0,5 % del PIB en I+D+I, abordando la segunda fase del Parc Bit. Una apuesta firme por la economía del conocimiento para que los jóvenes y el talento tengan oportunidades en Mallorca.

La igualdad de oportunidades es el camino. No sólo es el objetivo, es el método. Si nos queremos rebelar contra las políticas que predican que nos hemos de conformar con las migajas de los ricos para que haya progreso social, necesitamos un cambio que apueste por la socialdemocracia. Habrá crecimiento económico si recuperamos la calidad en el trabajo y la cohesión social. Si recuperamos la justicia social.

Estamos a menos de 100 días para poderle dar la vuelta a esta situación y hacer políticas redistributivas que piensen de una vez por todas en el conjunto de los ciudadanos y en los colectivos más vulnerables.

Artículo publicado en El Periscopi.