martes, 4 de marzo de 2014

EL MOMENTO ES AHORA


Ha habido en todos los tiempos y sociedades una obsesión por la idea de re-inicio. La metáfora del diluvio universal -que lo anega todo- no es exclusivamente Bíblica, es un mitema presente en muchas culturas. Representa la escisión entre dos generaciones, la destrucción de viejos valores y la instauración de otros nuevos. Simboliza una selección valorativa. En la Biblia, sólo Noé y su familia se salvan del anegamiento. Los hijos de Caín y de Set en cambio, merecieron la cólera de dios.

El castigo es la desestructuración genealógica, la descendencia condenada. Es el paso de lo indiferenciado, de la masa informe a lo discreto. El diluvio sanciona como verdadero legitimador y se impone re-definiendo el contexto, demarcando lo legítimo de lo bastardo.

Llama poderosamente la atención que desde Caín hasta la generación destruida, la mujer no aparezca hasta la generación undécima. Esto significa que en la ideología patriarcal, durante diez generaciones los hombres vivieron plácidamente y conforme a la ley de dios hasta que aparecieron dos terribles mujeres: Lamec y su hija Noema (placer) quien abriendo la caja de Pandora provocó el colapso genealógico, la muerte del linaje.

Celia Amorós en su obra “Hacia una crítica de la razón patriarcal” afirma que la obsesión genealógica es una tónica de la razón patriarcal. Tan sólo hace unos años en nuestro país experimentamos en propias carnes cómo el mero hecho de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero permitiera un cambio en el orden de los linajes soliviantó a toda la derecha. Y es que simbólicamente, se tocaban estructuras muy profundas.

Detrás de las obsesiones por los nuevos comienzos, se encuentran las justificaciones para los actos más atroces: genocidios, limpiezas étnicas, políticas, económicas, sectarismos.

Naomi Klein en “la Doctrina del shock” reseña la particular obsesión de los seguidores de Milton Friedman y la Escuela de Chicago por la idea aristotélica de la “tabula rasa”. Resetear las sociedades, nuestras mentes y corazones para abrazar el laissez faire del libre mercado. Re-comenzar de cero desde las ruinas del estado para imprimir el nuevo carácter en una sociedad “libre”. Libre de controles, de  intervenciones, regulaciones, libre de estado del bienestar. Libertad, en definitiva, para morir de pobre.

La alternativa a esta idea de sociedad pasa por más socialismo. Y en eso estamos. Desde el PSOE hemos renovado nuestro proyecto político, social, ético y económico. Hemos estado trabajando y reflexionando colectivamente y dibujado una hoja de ruta para los próximos años. Un proyecto común que complementaremos con las particularidades propias de nuestra isla y comunidad a partir de muchas de las propuestas que estamos presentando en las diferentes instituciones y fruto del diálogo entre nuestra militancia y sectores progresistas de la sociedad.

Todo sucede demasiado rápido, estamos inmersos en esta cultura de la inmediatez, de la irreflexividad, y dejamos no pocas veces que los mass media nos marquen las opiniones y la percepción, como si éstos fuesen neutrales, objetivos y no respondiesen a intereses particulares. Sus campañas de acoso o ninguneamiento resultan implacablemente efectivas.

El conocimiento es siempre acumulativo y pienso que el bagaje es un plus. Creo que nos equivocamos si denostamos la experiencia y planteamos como un valor en sí mismo el factor de la novedad o el marketing político. Es demasiado líquido, tiene los pies de barro, sobre todo cuando nos jugamos tanto. 

Concibo la militancia en el partido y las responsabilidades desde la humildad y desde la consciencia de que somos eslabones de una gran cadena. Tenemos mucha historia de quienes nos precedieron y abrieron paso y seremos parte de ella, porque muchas otras nos sucederán después. No creo en los adanismos ni en las fórmulas mágicas y desconfío por naturaleza de las personas que se sienten imprescindibles. Como sostiene, Bertolt Bretch, las personas imprescindibles “son” las que luchan toda una vida.

El momento es ahora porque hay mucho espacio público que recuperar. Lo sabemos los socialistas, que hemos apostado por unas primarias abiertas a la ciudadanía para abrir más el partido y aportar un granito de arena en la lucha contra la desafección. Hay mucho tejido cívico que recomponer, puentes que construir entre la sociedad y el partido y con nuestros gobernantes.  Derechos económicos, sociales, laborales por restituir,  libertades que recuperar y muchas expectativas que garantizar: la igualdad de oportunidades que ha sido soslayada con las reformas educativas de la derecha, la de las personas que se han quedado sin ayudas sociales o de la dependencia, de tantos jóvenes que no le ven futuro a su vida y de tantos trabajadores que han visto cómo han perdido calidad de vida y están al borde de la pobreza, y de tantas personas en paro que desean trabajar y se ven abocadas a la semiesclavitud laboral con contratos precarios a un tiempo parcial impuesto, la modalidad más femenina.

El momento es ahora porque el PP está sembrando un cambio de modelo inoculando el virus del neoliberalismo, del egoísmo posesivo, la insolidaridad, la indiferencia. Si eso se instala será muy difícil de revertir, por eso nuestra primer gran batalla es Europa. Reestructurarla para que funcione como un Estado Federal a la vez que impulsar medidas económicas progresistas que ponga la economía al servicio de las personas y ponga coto a la injusticia institucionalizada a favor de las grandes corporaciones.

Ahora es el momento porque el PP nos ha dado una cruel lección. La democracia es muy débil y hay que apuntalarla cada día. A diferencia de lo que pensábamos mi generación, es posible retroceder. Y así ha ocurrido en muchas cosas. Un desmantelamiento planificado de nuestro estado del bienestar, para que el mercado cope lo público y la sociedad no sea más que la suma de sus individuos.

Frente a las ideas reaccionarias y retrógradas nuestro proyecto es más izquierda y más progresismo. Una política pública fuerte que estimule la economía y mire de cara a las pequeñas y medianas empresas, las grandes olvidadas. Unas instituciones que garanticen los servicios públicos, unos Ayuntamientos cercanos a la gente porque son la puerta de entrada al estado del bienestar y juegan un papel fundamental para la cohesión social. Queremos hacer políticas que empoderan a las personas, transversalicen la igualdad de oportunidades, que sean solidarias -por eso hemos propuesto una gran reforma fiscal para que pague quienes no lo han venido haciendo-. Una solidaridad bien entendida y tejida desde el estado. Las y los socialistas luchamos contra el determinismo social que se ha exacerbado con esta crisis y apostamos por la negociación colectiva, como elemento eficaz para las conquistas sociales y laborales.

Es tiempo para el compromiso. Es mucho lo que hemos perdido, pero todavía más lo que está por ganar. 

Ahora, es el momento que tanto esperabas.

viernes, 28 de febrero de 2014

Homenatge a n'Alexandre Jaume

Avui horabaixa hem retut al Memorial Republicà un petit però sentit homenatge a la figura de n'Alexandre Jaume. Ens ha acompanyat la seva família així com Memòria de Mallorca.

Dia 24 de febrer de 1937 tenia lloc un dels episodis més ignominiosos de la història de Mallorca. Eren afusellats en els murs del cementeri de Palma, n'Alexandre Jaume junt amb n'Emili Darder, Antoni Mateu i Antoni Ques.

Els i les socialistes de Mallorca hem volgut reivindicar setanta-set anys després del seu vil assassinat, que la flama de les seves idees de justícia social, igualtat i democràcia és més viva que mai.

N'Alexandre Jaume va ser un destacat polític i intel.lectual.  Regidor de l'ajuntament de Palma, i el primer diputat socialista per Balears al Congrés dels Diputats.Va ser delegat al Congrés Extraordinari de 1931 i compromisari per l'elecció del President Azaña. 

Va estudiar dret però exercí de periodista, col.laborant amb la premsa de l'illa, especialment Ultima Hora i el Obrero Balear. Va ser també empresari del marbre i la construcció defensor de lo que avui es diria, negociació col.lectiva. Es pot dir que fou un precursor de la socialdemocràcia europea, que creia en el valor del pacte, del consens.

N'Alexandre Jaume va ser una persona coherent, lúcida. S'oposà frontalment, en la línia de n'Indalecio Prieto a qualsevol tipus de col·laboració amb la Dictadura de Primo de Rivera. Ferme defensor de la República i dels seus valors de justícia, igualtat i solidaritat. Una II República que el va agafar exercint de batle accidental en substitució d'en Llorenç Bisbal, que aquells dies estava malalt.

Va ser detingut el mateix dia del cop d'estat, el 19 de juliol de 1936, sotmès a una farsa de judici, sense garanties processals de cap mena i que va acabar amb l'afusellament col.lectiu.

Durant massa temps en aquest país es va viure amb la por en el cos. Quaranta anys de dictadura, fins que un dia Franco va morir plàcidament al seu llit.

A diferència d'altres països que han viscut episodis de guerres fratricides i genocidis i han condemnat la barbàrie del feixisme (Alemanya, Itàlia) o han constituït comissions de la veritat i reconciliació (Xile o Argentina) Espanya encara té un deure pendent amb la restitució de les víctimes i amb la justícia. Ens ho ha recordat recentment el relator de la ONU respecte a la nostra llei d'Amnistia. Amnistia no pot significar punt i final i ni molt manco impunitat.

Una impunitat que han trobat sistemàticament les víctimes i els seus familiars. Encara queden moltes persones tirades per les cunetes o a fosses comuns i l'Estat no ha fet justícia ni ha restituït la dignitat dels i les republicanes represaliats i assassinats. La llei de memòria històrica de'n José Luis Rodríguez Zapatero va ser una bona passa, però topa amb el mur de la llei d'amnistia.

L'associació de Memòria està fent una tasca ingent per la reparació de les víctimes de la guerra civil i el franquisme, abanderant la lluita per la justícia, cercant a l'Argentina la justícia que no han trobat a Espanya. I per si això fos poc, han de sofrir els boicots de l'actual ministre d'Interior.

Crec que els polítics de la meva generació -que som una generació de fills i filles de la democràcia que tant devem a referents com n'Alexandre Jaume, així com totes les persones que l'han lluitat i construït durant la transició, amb un gran sentit de la responsabilitat i no poques renúncies des de l'esquerra- tenim l'obligació d'aprofundir en la qualitat de la nostra democràcia i convivència.

I crec que ho podem fer per la distància i perspectiva històrica que tenim, però també perquè hem pogut des-sacralitzar alguns idees nuclears durant la transició.

Els feixistes acabaren amb moltes persones, però no amb les idees. Aquestes setmanes he pogut assistir a la presentació del nou llibre de na Margalida Capellà, ple de testimonis impresionants i al documental de FETE-UGT sobre les mestres de la República. Queda molt per re-descobrir, molta memòria per recuperar i moltes paraules per dir. Hem estat massa temps en silenci.

En aquests moments de retalls, austericidi i retrocessos en drets,  llibertats i democràcia la bandera de la justícia social, la igualtat, la solidaritat i la democràcia és fonamental per poder re-construir tot el que està essent trepitjat. I aquests valors, com abans, els seguirem  defensant els i les socialistes.


miércoles, 15 de enero de 2014

¿Qué le habremos hecho las mujeres?

Tener que escuchar a Mabel Cabrer afirmando que se acabó la barra libre del aborto es un insulto a las ciudadanas. Como si una mujer abortara por gusto y fuera una inconsciente. Esta Sra., además de no dudar en traicionar su género, es capaz de decir una cosa y la contraria sin despeinarse.

El PP no satisfecho con recortar derechos sociales, laborales, sanitarios, educativos ahora pasa a la ofensiva contra derechos está dispuesto a arrasar con derechos fundamentales como la libertad de expresión o nuestros derechos sexuales y reproductivos. Se han liado la manta a la cabeza y abanderado por Gallardón todo el Consejo de Ministros de Mariano Rajoy ha aprobado un proyecto de reforma de la ley del aborto que nos deja a las mujeres vendidas. Un guiño a los integristas y a la extrema derecha. Un cambalache intolerable: nuestros derechos, por sus votos.

¿Pero qué le habremos hecho las mujeres al PP para que nos ataque así? ¿Cómo puede ser que un Gobierno -con la cantidad de problemas que tiene la ciudadanía- se dedique a coartar y reprimir libertades para hacernos viajar a un pasado gris, de hipocresía, donde las mujeres que podían viajaban para abortar y las pobres lo hacían como podían?

En Europa, la derecha ha asumido los avances feministas como conquistas sociales. No ha abanderado esas conquistas, pero no las ha tocado.

La propia Comisión Europea establece la interrupción del embarazo como un derecho de las mujeres e invita a los países a despenalizar esta práctica y garantizar el acceso de una manera segura, en la línea de la Organización Mundial de la Salud. 47.000 mujeres mueren cada año en todo el mundo como consecuencia de abortos inseguros.

Pero Mariano sólo quiere ser europeo en los ajustes, en el austericidio y en la reducción del déficit. Y como echa de menos la España franquista, nos quiere llevar ahí. A una ley más restrictiva que la que aprobamos los socialistas en 1985 que fue una ley posibilista por el contexto histórico y social. Una ley que salvó muchas vidas y evitó que muchas mujeres fueran a la cárcel.

En 2010 después de la orgía organizada por la extrema derecha y grupos anti-elección los socialistas, con el consenso de todos los grupos políticos, salvo el PP, y con el apoyo de las organizaciones profesionales y feministas aprobamos la ley que está actualmente en vigor. Una ley del S.XXI, europea y que se ajusta a los tiempos y necesidades de la sociedad.

Las libertades de las mujeres son innegociables. No queremos que la religión vuelva a someter nuestros cuerpos. Defendemos el derecho a decidir sobre nuestro el cuerpo, los y las socialistas nos dejaremos la piel para que la legislación de 2010 no se toque.

En Mallorca presentaremos en todos los Ayuntamientos mociones para instar al gobierno central que retire inmediatamente el proyecto. Además, comprometidos con la salud sexual y reproductiva proponemos un pacto local a favor de los derechos sexuales y reproductivos que parte del reconocimiento de éstos como derechos humanos, reconoce el derecho de las mujeres a la interrupción del embarazo en el marco de la actual ley de plazos e impulse medidas de prevención de enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados entre adolescentes.

Confiamos en que de la mano de la mayoría social detendremos las intenciones de este gobierno retrógrado.




lunes, 11 de noviembre de 2013

UN REENCUENTRO CON NUESTROS VALORES



Este fin de semana ha sido emocionante. Después de meses trabajando hemos celebrado y debatido un nuevo proyecto en el marco de una Conferencia Política. Hemos re-definido proyecto y nos hemos reencontrado con los valores socialistas, dibujado un rumbo, un contrato social renovado con la ciudadanía para la próxima década. 

Hemos debatido para construir una alternativa política, ética, económica y social progresista a los retos y problemas que tenemos en nuestro país: la pobreza, la exclusión, la precariedad laboral, la desigualdad creciente, el deterioro y privatización de los servicios públicos, el desmontaje neoliberal del estado de bienestar, el ataque a la educación pública, la sanidad, las pensiones, los servicios sociales, la dependencia, los derechos de las mujeres. Cómo abordar retos como la lucha contra el cambio climático y una nueva arquitectura política e institucional para hacer frente a las grandes crisis que nos asolan y que alimentan la desafección y el nihilismo.


Ha habido mucha autocrítica, imprescindible para salir con las cosas claras. Hemos cargado pilas, tenemos un gran proyecto colectivo para España. Más verde, más rojo y más violeta. Es decir, más ecologista, más socialista y más feminista. 

Nuestra responsabilidad es emprender una segunda transición democratizadora. Más política frente a los mercados, mayor gobernanza y más Europa. Otra Europa, más social y no papel mojado donde sólo gana el capital. Existen alternativas al callejón sin salida al que nos conduce el modelo económico y social neoliberal. Y éstas pasan por el estímulo, el crecimiento y una fiscalidad verdaderamente progresista, que era nuestra asignatura pendiente.

Necesitamos de más política para combinar crecimiento y re-distribución. Desarrollo y cooperación para asumir la igualdad y el bienestar social. Apuntar a la economía verde baja en carbono, apostar por la innovación que vive sus horas más bajas, por las TIC apoyando la internacionalización de nuestras empresas. Apoyar el tercer sector, la economía social, las cooperativas, la responsabilidad social de las empresas. Modernizar nuestro tejido empresarial, su volumen, nuestra industria turística, con zonas muy maduras poco competitivas -esto en Mallorca lo sabemos muy bien-. Una economía del conocimiento que invierta más dinero en educación y ciencia para evitar la fuga de cerebros, el éxodo de tantos jóvenes y profesionales que se han formado en nuestras universidades y se ven obligados a buscarse la vida y probar suerte en otro país por falta de oportunidades aquí. Pasar del esquema del Producto Interior Bruto (PIB) al Conocimiento Interior Bruto (CIC) y eso implica un esfuerzo ingente por la educación pública y de calidad, por dar más oportunidades a nuestros investigadores. Nos fijamos como objetivo dedicar a educación lo que la media europea, más del 5% del PIB.

Hemos dado un giro copernicano en cuestiones fiscales, proponiendo una reforma fiscal justa y progresiva que no grabe más a las clases medias y populares sino la riqueza y el patrimonio, a las rentas del capital, que persiga con más medios el fraude fiscal como hacen países de nuestro entorno. Se recaudarían 50.000 millones de euros más lo que nos permitirá mantener servicios públicos esenciales y financiar el Estado del Bienestar: garantizar las becas como derecho, evitar co-pagos sanitarios, promover políticas activas de ocupación, los servicios sociales para evitar la pobreza estructural, financiar la dependencia, ejecutar planes contra la pobreza, etc.

El Partido Popular ha roto el equilibrio entre trabajadores y patronal y nos lleva por derroteros de miseria y exclusión social. Más precariedad redunda en pensiones no contributivas. Una espiral descendente. Hay que volver a recuperar la fuerza de la negociación colectiva empoderando a la clase trabajadora. Recuperar el equilibrio roto, aumentar el salario mínimo como ya hicimos una vez y poner techos y coto a los abusos de altos directivos de bancos rescatados con dinero público y a los abusos salariales, de manera que ningún directivo pueda cobrar en un mes lo que un trabajador en un año. Emprendiendo reformas profundas para garantizar la igualdad y calidad del trabajo.

Se trata en definitiva de reformas para vivir con dignidad, con calidad de vida, con una cobertura vital básica. Una alternativa a las políticas austericidas de la derecha.

Necesitamos recuperar la confianza en la política y en quienes nos dedicamos a ella con vocación de servicio público. La regeneración democrática pasa necesariamente por más democracia y transparencia. Mayor participación ciudadana y una lucha contra la lacra moral y económica que es la corrupción, por ello tipificaremos en el código penal la financiación ilegal de partidos, prohibiendo las donaciones de empresas que contraten con la administración, agilizando los procesos judiciales para acabar con prescripciones de delitos y la sensación de impunidad que se nos queda. Ahondar en la calidad democrática garantizando el derecho a la información, rendición de cuentas, mayor control en los procedimientos públicos, etc.

Hemos por primera vez asumido un compromiso explícito con el Federalismo. Mayor coordinación y cooperación entre el Estado y Comunidades para garantizar la cohesión social, solidaridad e igualdad. Al Partido Socialista nos interesan las personas y no tanto las banderas e identidades. Por ello queremos blindar la protección social, el derecho a la sanidad para todas las personas, vengan de donde vengan, porque es ruin lo que ha hecho el PP quitando la tarjeta sanitaria a las personas más vulnerables. Reformaremos la ley electoral, de partidos, para ganar en democracia, en cercanía entre el electorado y representantes políticos con listas abiertas donde señalar preferencias.

Más democracia es más laicidad para que ninguna confesión pueda interferir en cuestiones públicas. Para que los obispos no decidan sobre el cuerpo de las mujeres. Por ello, denunciaremos algo tan extemporáneo como el Concordato con la Santa Sede, apostamos por la autofinanciación de las confesiones, defendemos la escuela pública, laica y coeducativa, donde no tiene cabida la religión como enseñanza curricular ni en horario escolar.

He vivido un fin de semana intenso, emotivo, donde he visto compañeros y compañeras de todos los rincones ilusionados y comprometidos con una sociedad más justa. Le hemos echado muchas horas, he tenido el honor de vicepresidenta de la Mesa de la comisión de bienestar social y estuvimos siete horas. Vuelvo con la sensación de haber vivido algo importante en la historia del Partido Socialista, algo histórico.

Como republicana convencida me voy con la espinita de que nuestra estructura no está todavía preparada para abordar este tema. Demasiados apegos. No obstante el republicanismo es imparable dentro del partido. No se puede tapar el sol bajo un campana. Así que es cuestión de tiempo que en unas conclusiones podamos avanzar hacia el referéndum de forma de estado, tal y como ha ocurrido con el laicismo.

En definitiva, vuelvo muy satisfecha del giro a la izquierda que hemos dado, de volver a conectar con los nuevos tiempos. Ofrecemos un nuevo contrato de ciudadanía progresista, modernizador, abierto, inclusivo, de vocación mayoritaria. 

Un reencuentro con nuestros valores socialistas. Vuelve el PSOE.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Llegaron mintiendo y se irán mintiendo


El conflicto educativo ha evidenciado un Govern obcecado e intransigente, cegado por las urnas y con la tozuda idea de que sólo gobiernan para los que les votaron, enfrentados a una mayoría clamorosa que ha dado lecciones de democracia y civismo recordándonos que si bien las urnas legitiman, la democracia no se puede restringir a votar cada cuatro años, sino que debe ser, necesariamente, alguna cosa más.


Un PP que llegó mintiendo y se irá mintiendo, y como dijo el filósofo alemán F. Nietzsche: "Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti.


De ser los defensores del Estado del Bienestar en elecciones, han pasado a desmantelarlo con su programa oculto. En dos años han deformado hasta no reconocer nuestro sistema sanitario público que excluye a personas por su procedencia, penaliza a las personas enfermas y vulnerables con re-pagos injustos e insolidarios. Una joven ley en la que nunca creyeron como la de la dependencia ha quedado en papel mojado abandonando a las personas dependientes y sus familias. Recortes indecentes en servicios sociales, en bienestar, en igualdad entre mujeres y hombres. Un PP que se erigió como defensor de la familia y, hachazo tras hachazo, las empobrece, sobrecarga y les retira derechos con los mismos miramientos, ninguno, con los que castiga a los pensionistas.


Cada una de las políticas del PP ataca al corazón de la igualdad de oportunidades. Un PP neoliberal, neoconservador y autoritario –aliado con las fuerzas más radicales y reaccionarias como el Círculo Balear o el Instituto de Política Familiar- que ha puesto el foco en la educación como la piedra angular de una contra-reforma elitista y segregadora de graves consecuencias sociales. Azotan con fuerza los cimientos de la educación pública como garante de la igualdad de oportunidades que remueve el determinismo social, el clasismo. Se atrincheran y no dudan en utilizar los peores métodos, las represalias políticas a directores, amenazas de listas negras, listados de alumnado huelguista que nos recuerdan demasiado a las represalias a la Institución Libre de Enseñanza y profesores republicanos.


La LOMCE abraza los planteamientos del mercantilismo y la competitividad alejándose de criterios de ciudadanía. La purga a la asignatura de Filosofía no es inocente. No quieren fomentar la reflexión y espíritu crítico. El Tratamiento Integrado de Lenguas en Baleares es una farsa y un despropósito pedagógico. Ellos colocan el anzuelo –en este caso la cuestión del catalán- y ¡a picar! Velando la causa de esta huelga: los recortes en educación, el aumento de alumnado por aulas, que haya más de mil profesores interinos menos dando clases. Han retirado profesores de apoyo a los que más problemas tienen, a la atención a la diversidad, jóvenes con necesidades educativas especiales, auxiliares de conversación. Han endurecido el criterio de acceso a las becas –que ya no son un derecho- y han subido las tasas universitarias. El alumnado con más dificultades sociales no accede a las becas de comedor por el retraso de un año. 


Éstas y no otras son las causas de la huelga. La actitud autoritaria del PP adoptada con el TIL ha sido la gota que ha colmado el vaso. Sólo un anticipo de lo que espera a Rajoy con su reforma de la ley de educación.


El Estado ha de priorizar los recursos desde criterios de igualdad y re-distribución. Y el Govern actúa como Robin Hood pero al revés. Se lo quita a los pobres para dárselo a quien no lo necesita: seguros privados, colegios privados del Opus que segregan por sexo, fundación Kovacs con programas de pseudociencia, etc.


Ya está bien de deformaciones, de manipulaciones, de prostituir las palabras, de mentiras. Mentiras de Rajoy, mentiras de Bauzá, mentiras de Salom del tipo "importar basura para quemar en Mallorca es economía verde".


Hágannos un favor, no insulten más a nuestra inteligencia.